Un amigo de Fernando Báez Sosa detalló la brutal “arenga” de los rugbiers en pleno ataque: “Negro de mierda, mátenlo”



Durante la tercera jornada del juicio oral en Dolores por el crimen de Fernando Báez Sosa, uno de los testigos dio escalofriantes detalles del ataque mortal y reveló qué decían los rugbiers en medio de la golpiza mortal.

“Negro de mierda, vamos a matarlo”, fue, según la declaración de Luciano Bonamaison, la arenga de los atacantes mientras le pegaban trompadas y patadas a Fernando, que permanecía en el suelo sin poder defenderse.

Amigo de Fernando, a quien conoció en el colegio secundario y solían jugar juntos al fútbol, el joven reconstruyó lo que vio la madrugada del 18 de enero de 2020 en la puerta del boliche Le Brique, en Villa Gesell.

“Yo estaba cerca de la barra y mis amigos me dicen que habían tenido una pelea con Luciano Pertossi, y que a Fernando lo habían sacado del boliche, así que decidimos salir todos”, contó en el inicio de su relato.

Luego, continuó: “Estábamos afuera todos y de repente nos emboscaron siete u ocho personas”.

En coincidencia con varios de los testigos, Bonamaison señaló a Thomsen como uno de los que más golpeó a la víctima. Y fue más allá: “Yo vi cuando le pegó una patada a Fernando con odio y con intención de matarlo”.

El testigo remarcó que “todos los imputados buscaban a Fernando”, y puntualizó: “Cuando quisimos intervenir, no nos dejaban, Querían atacarlo a el”.

“Yo recuerdo que Máximo le dio una patada en la cabeza a Fernando. Y arengaban. ‘Negro de mierda, mátenlo’, gritaban mientras lo golpeaban”, retrató el joven.

Bonamaison también reconoció a Luciano Pertossi como responsable de la golpiza y contó que Matías Benicelli, otro de los imputados, lo provocó a él y a sus amigos: “‘A ver si pegan ahora’, decía”.