Se negó a declarar la mujer acusada de robar un bebé recién nacido



La mujer detenida por el robo de un bebé recién nacido en el Hospital Alende de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, fue llevada este jueves a indagatoria. Sin embargo, la imputada se negó a declarar, a la vez que se solicitó la pericia psiquiátrica y psicológica.

Se trata de la presunta autora del dramático hecho registrado este miércoles, identificada como Érica Castaño, de 27 años, quien fue detenida luego de varias horas de búsqueda, en una terminal de ómnibus de Luis Guillón.

La madre de la criatura, que fue restituida a sus familiares y dada de alta, se refirió al momento de angustia que pasaron y manifestó su sospecha de que la responsable de la sustracción fue una enfermera.

Fuentes judiciales informaron a la agencia de noticias Télam que la procesada, quien nació en la ciudad de Buenos Aires y "se fue a vivir a la costa", se negó a prestar declaración "por recomendación de su defensor".

Además, los voceros del caso indicaron que "se solicitó pericia psiquiátrica y psicológica", y que permanecen "a la espera de la designación de las fechas".



Nicole, la mamá de la menor, dijo que sospecha de la mujer que le sacó a su hija porque "sabía" qué preguntarle y, en ese sentido, precisó que le consultó si el personal de Neonatología le había pedido la libreta de la beba, y después "se fue, volvió y me dijo que le dé la libreta, la beba y un pañal".

La sospecha de la madre

Según fuentes policiales, la sustracción de la beba ocurrió a las 9.30 de este miércoles, cuando "una mujer, simulando ser enfermera/médica" del hospital Alende, ubicado en Claudio de Alas al 2500 de la localidad de Ingeniero Budge, ingresó a la habitación 107 e informó a la madre, Nicole Sandoval, que debía llevar a la niña a realizar controles pero no regresó.

Además, sostuvieron que la mujer detenida argumentó que "venía de la costa, de Mar del Tuyú, y que la beba nació el 30 de noviembre", pero no tenía ningún tipo de papeles de la menor.



En diálogo con los medios en la puerta del centro de salud, tras ser dada de alta, la mamá de Ailyn Isabella aseveró que "fue un momento dramático" y descartó la posibilidad de identificar a la detenida.

Acerca de las empleadas de la terminal de micros que notaron algo raro cuando la mujer intentaba subirse a un micro con la beba y advirtieron que faltaba documentación, Nicole les agradeció y aseveró que las van a ir a ver con Ailyn.

"Si ellas no hubieran hecho bien su trabajo, mi hija no estaría con nosotros", destacó.

Además, indicó: "Cuando nos entregaron a nuestra hija, la que se la llevó estaba al lado nuestro, nos tuvimos que contener".

Y añadió: "Mi hija había bajado de peso porque no había comido, ahora tenemos que darle un suplemento, y cuando me la entregó la policía, estaba sin ropa porque se la habían sacado porque estaba toda sucia".

"Del hospital nos acompañaron y nos dijeron que esto nunca había pasado, que era la primera vez y que fueron errores", señaló.

Consultada sobre la posible participación de otras personas, dijo que no estuvo viendo nada en la televisión, pero que seguramente "detrás de esto hay más personas porque fue todo muy organizado".

También advirtió que espera que la mujer detenida "no diga que fue un delirio de locura y salga libre a la calle".

Por último, la mujer remarcó: "Confiaba en que la gente nos iba a ayudar y si no hubiese sido por la difusión de la foto y la información, mi hija hoy no estaría" y agregó: "Fundamentalmente, gracias a las mujeres que la encontraron, les debo la vida".