MADARIAGA: Condenaron a un policía por golpear a un demorado dentro de la comisaría y causarle un traumatismo de cráneo

 


El hecho ocurrió en el año 2011 pro en un juicio abreviado se decidió que el policía Héctor Osmar Pérez reciba una pena de un año de prisión de ejecución condicional por el delito de vejaciones.

 

Le decisión la tomó el Juzgado en lo Correccional n° 3 de Dolores al entender que era culpable por lo sucedido en la madrugada del 2 de junio de 2011 en el interior de la Comisaría local.

 

En aquella noche ingresó a un aprehendido por "resistencia a la autoridad" a un cuarto de la dependencia, a quien “Perico” Pérez golpeó su cabeza dos veces contra la pared, causándole traumatismo de cráneo sin pérdida de conocimiento y hematoma bi-palpebral de ojo izquierdo, lesiones que fueron caracterizadas como leves.

 

La denunciante, hermana de la víctima y de un menor también demorado, dijo que ante un Llamado de personal de seguridad habían llegado al lugar del hecho efectivos policiales, originándose una discusión en la que sus hermanos resultaron aprehendidos. Que ya en la comisaría a uno de ellos lo habían golpeado contra la pared, le habían pateado los testículos, lo habían hecho arrodillar y le habían pegado una trompada en la nariz.

 

Dos testigos dijeron haber visto ese mismo día en horas de la tarde a los hermanos, quienes mostraban signos de haber sido golpeados, uno mucho más que el otro, quienes al ser consultados habían dicho que eso había sucedido en la Comisaría cuando los habían llevado aprehendidos.

 

La víctima señaló que al momento de ser aprehendido había recibido un golpe, pero que luego de ser revisado en el Hospital y cuando era trasladado a la Dependencia le había dado dos más, y que al llegar lo habían introducido en una habitación, le habían sacado las esposas y golpeado contra la pared. Agregó que había sangrado mucho por la nariz, que luego había podido saber que el golpeador era de apellido Pérez.

 

Del libro de detenidos surge que el agredido había sido ingresado a la Comisaria detenido por el delito de Resistencia a la Autoridad, de la presencia del Subteniente Pérez en dicha sede, mientras que del acta de procedimiento se desprende de la confrontación que este oficial había tenido con los hermanos, y que su campera había resultado dañada, lo que coincidía con la referencia dada por el agredido al declarar.

 

El Magistrado resaltó que la lesión en la cabeza de la víctima no existía al ser revisado en el Hospital, que horas después si, por lo que no quedaban dudas que había sido causada por el accionar ilícito del imputado cuando aquel estaba aprehendido en la dependencia.

 

El procesado dio una versión distinta de los hechos, sin embargo, para el Juez sus dichos nada aportaron, puntualizando que había sido mendaz al omitir referirse a momentos y situaciones de ese día buscando con ello mejorar su situación procesal.

 

Por ello el juez subrogante resolvió, condenar a Héctor Osmar Pérez, alias "Perico", de 41 años, oficial de policía, nacido y con domicilio en General Madariaga, como autor penalmente responsable del delito de "Vejaciones", imponiéndole "un año de prisión de ejecución condicional" atento lo solicitado por las partes en el acuerdo de juicio abreviado, más inhabilitación especial para desempeñar función pública por el término de dos años.