Investigan a los policias que rechazaron la denuncia de la joven que murió tras salir de la comisaría: ¿Cuántos golpes pide la policía para actuar?



El gobierno de Tucumán resolvió en las últimas horas remover a la cúpula policial que prestaba servicio en una comisaría de Trancas, tras el suicidio de una joven de esa localidad que se había presentado el domingo pasado para denunciar a su pareja por violencia de género. Anoche el pueblo se movilizó para pedir justicia.

“¿Cuántos golpes te pide la policía para tomarte una denuncia por violencia de género?”, apuntaba uno de los carteles en la marcha encabezada por familiares, amigos y allegados de Noelia Sosa, de 30 años y madre de dos hijos. Y exigieron: “Que paguen los que tengan que pagar” .

En medio de la conmoción por la drástica decisión tomada por la víctima, el jefe de la Unidad Regional Norte (URN), Joaquín Girvau Olleta, informó: “Se inició una investigación administrativa para determinar la responsabilidad del personal de esa comisaría por el suicidio de Noelia Soledad Sosa”.



En conferencia de prensa, precisó que a partir de la medida dispuesta por el Ministerio de Seguridad y la Policía de Tucumán, cinco efectivos que prestaban servicio en la comisaria serán removidos, aunque no se dieron a conocer sus nombres. “Cualquier policía, oficiales, jefes, deben tomar la denuncia”, sostuvo Olleta, quien remarcó que ahora todo está en manos de la Justicia.

En tanto “si hubo o no mala atención y si se aplicó un protocolo de víctimas de violencia de género, se está investigando internamente en la Policía, y si llegamos a detectar algún error, vamos a tomar la debida intervención”, agregó Olleta. “Es un hecho lamentable y le hacemos llegar nuestras condolencias a la familia de la víctima”, completó.

El contenido de la carta que dejó Noelia Sosa

“Perdoname mamá. No le encontré salida a mi vida y si te hubiera escuchado tantas veces mi vida, no estaría tan acabada. Decile a los chicos que los amo ojalá algún día puedan perdonarme. A la Leila decile que la adoro. Manu gracias por todo. A mis hermanos decile que los amo y que deseo que sean muy felices. PERDÓN MA!!

No fue culpa de nadie. Mi vida soy yo.

A Sebastián decile que lo amé hasta el último día de mi Vida. Ojalá se hubiera dado cuenta. LOS AMO...

A mi Justi, que quiero que sea feliz

y a Tomi que me perdone, yo sé que van a estar bien. Dales todo el amor que yo no pude

Hasta siempre.”