ATENTADO CONTRA CRISTINA KIRCHNER: El arma que usó el atacante no presentó fallas luego de 50 disparos de prueba

 


Los peritos coinciden en algo: Fernando Sabag Montiel cometió un error en su intento de asesinato contra Cristina Fernández de Kirchner al no cargar la primera bala en la recamara. Ya se determinó que la pistola Bersa semiautomática de acción simple, calibre .32 (7,65mm Browning), modelo Lusber 84 estaba apta para el disparo.

 

El arma que Sabag llevaba fue secuestrada con cinco cartuchos en el estuche cargador y ninguno en la recámara, según el resultado que lanzó el peritaje realizado por la División Balística de la Policía Federal.

 

Para los investigadores, esto significa que Sabag, por desconocimiento, nervios o de manera intencional, no realizó el movimiento de corredera para que la bala subiera a la recámara y así efectuar el disparo.

 

“Se probaron 50 disparos. Todos salieron bien. Hasta se probó con los cartuchos que tenía en el cargador”, indicó a este medio un investigador del caso.

 

Así, se despejó una de las primeras hipótesis en la investigación: el arma de Sabag no tenía ningún problema a la hora de los movimientos del disparo y el tiro no se trabó. Además, la pistola no tenía colocado el seguro. Lo que presuntamente ocurrió fue que Sabag no realizó el movimiento de la corredera y por ese motivo, la bala no accedió a la recámara posicionándose lista para el disparo.

 

Ahora, los investigadores, a cargo de la jueza federal María Eugenia Capuchetti, esperan determinar por qué Sabag llegó hasta allí con un arma cargada para matar a la vicepresidenta de la nación.

 

De este modo, otro de los interrogantes con respecto al accionar de Sabag, conocido como “Tedi” para sus amigos, es que en los videos que captaron el momento se escucha un ruido similar al de gatillar. Una de las fuentes del caso, que explicó a Infobae la situación con el arma de Sabag, señaló que ese ruido seguramente no se haya debido a que el hombre presionó el disparador, ya que en este tipo de pistolas de acción simple, si no hay bala en la recámara, es decir, si el tirador no acciona el movimiento de la corredera que deja al martillo en posición de disparo, el gatillo queda trabado y no se puede accionar.

 

“Esto es porque es una pistola de tipo acción simple. Es una diferencia, por ejemplo, con las armas que utiliza la policía, que son de doble acción. En éstas, el movimiento es automático. Una vez que se presiona el disparador, el martillo de la pistola se monta solo y cuando se realice la presión necesaria, va a caer y el disparo sale. En la acción simple eso no ocurre, el tirador antes tiene que montar el cartucho. Por ejemplo, con el movimiento de la corredera, que deja la bala en la recámara lista para salir”, relató un perito balístico.

 

Sin embargo, por estas horas, todo lo relacionado con el accionar de Sabag es materia de investigación. Ayer, “Tedi” se negó a declarar ante la Justicia por lo ocurrido en Recoleta. Por cuestiones de seguridad, el acusado no fue trasladado a Comodoro Py y, por eso, la jueza Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, a cargo de la investigación, fueron hasta la dependencia policial sobre la calle Cavia en donde está alojado Montiel. Sin embargo, no obtuvieron ninguna declaración que colabore con el expediente.

 

Sabag quedará detenido en la dependencia policial en la cual está alojado. Además, tenía un ojo morado y, al ser consultado, respondió que fue golpeado por la militancia kirchnerista cuando fue detenido.

 

La imputación a Sabag consta de tres puntos. El primero es “haber intentado dar muerte a Cristina Kirchner”. Luego hay una descripción de los hechos: “Dicha conducta tuvo lugar el 1/9/22 siendo aproximadamente las 21 horas en la intersección de la calle Juncal y Uruguay cuando la nombrada se encontraba saludando a las personas que se encontraban en el lugar, ocasión en la que el imputado apuntó hacia su rostro una pistola semiautomática de acción simple, calibre .32 auto, marca Bersa modelo Lusber 84 accionando la cola del disparador en al menos una ocasión sin que se produzca el disparo pese a encontrarse la misma cargada con cinco cartuchos de balas del mismo calibre y resultar apta para sus fines específicos”.