Un agente penitenciario al que habían echado de un bar, volvió con una escopeta y empezó a los tiros



Un hombre fue echado de un bar de la ciudad bonaerense de Mercedes y, molesto con la situación, se acercó a su auto y volvió al lugar con una escopeta calibre 16 en sus manos. Amenazó al personal con un cuchillo y disparó cinco veces.

Se trata de un miembro del Servicio Penitenciario Bonaerense, que trabaja en la cárcel Campana. Aún no trascendió su identidad, pero quedó detenido por abuso de armas de fuego y amenazas.

El violento episodio ocurrió cerca de las 6:30 del lunes en el bar “Uh!Meda?” ubicado en Calle 178 y Colectora Sur de la mencionada localidad, cuando el hombre de 30 años comenzó a generar disturbios dentro del lugar y el personal de seguridad le pidió amablemente que se retire.

El agente penitenciario, en ese momento, salió amenazando a los demás y se subió a su auto. En ese momento le insistieron para que se fuera del bar, pero sacó un cuchillo y retomó sus agresiones contra los empleados de seguridad y algunos clientes que trataban de calmar la tensión.

Quienes estaban dentro del bar pensaron que todo había terminado. Sin embargo, minutos después volvió a ingresar, pero esta vez, a los escopetazos. Sin mediar palabra, el hombre abrió fuego contra las personas que, asustadas, buscaban resguardarse en cualquier rincón.



Fuera de sí, recorrió toda la inmediación a los tiros y salió al patio del local. Afuera se encontró con una mujer escondida que había querido agredir previamente con el cuchillo. Asustada, al escuchar su celular sonar, gritó que había dado aviso a la policía y el agresor se lo sacó mientras la amenazaba con el arma. Finalmente, personal policial llegó al lugar y lo detuvo.

Una de las personas que presenció el hecho, contó al medio local Datoposta: “Nos quedamos perplejos, este es un lugar súper tranquilo. Acá ni siquiera se ven discusiones y vino este desquiciado que casi provoca una masacre sin ningún motivo. Decí que la policía estaba cerca y lo agarró acá en la puerta, no sé qué hubiera pasado si no”. Afortunadamente no hubo heridos.

Tomó intervención la UFI N°6 del Departamento Judicial de Mercedes. Además de analizar las cámaras de seguridad, se realizaron peritajes y se secuestraron diversos elementos de interés para la investigación como la escopeta, el cuchillo y los cartuchos que llevaba en el vehículo.

El comunicado del bar tras el violento hecho

En una historia de Instagram, el bar se refirió al episodio sufrido y agradeció a todas las personas que acompañaron el mal momento.

“Sobre este personaje incalificable, nada se puede agregar. Simplemente agradecidos a todos los que nos acompañaron, al rápido accionar de las fuerzas de seguridad y demás dependencias del municipio”, expresaron.

“Este suceso nos obliga a suspender las lindas actividades que teníamos pactadas para ustedes. Un milagro que estemos contándolo”, cerraron.