LA MUERTE DE MARCELO MEDINA: El fiscal dijo que los padres son damnificados y que los procedimientos son para sumar datos a la investigación




Walter Mercuri encabeza todos los procedimientos que se realizan por estas horas en Villa Gesell y tendientes a tratar de determinar las causales de la muerte de Marcelo Medina, el joven que estuvo desaparecido desde mayo pasado y que, gracias a un examen de ADN, se determinó que los huesos encontrados en la costa de Mar De Ajó le pertenecían.


Cerca del mediodía se ingresó a la casa de los padres en 112 al 1600 con perros rastreadores y policía científica. Se les explicó a Carina y a Miguel que el procedimiento se realizaba a manera de recolectar pruebas. Es que ahora la fiscalía debe establecer si la muerte fue traumática o si el joven, en medio de un brote psicótico, se arrojó al mar.


De la casa se llevaron los teléfonos celulares de los padres, un Kayak con sangre pero que era usado para pescar por lo que podría ser de un animal y un juego de sábanas similar a una encontrada semanas atrás en la calle y que se cree que el joven se llevó al marcharse.


Durante esta tarde se iba a realizar un procedimiento similar en la casa de la abuela y en un taller mecánico. Simplemente sería todo ocular para pasar luminol; elemento que permite dar con rastros de sangre.


“Ellos (la familia) sigue siendo víctima de esta situación. Se los he explicado y todo esto se realiza como patrón investigativo”; dijo el fiscal.


Por otro lado, los restos óseos fueron llevados de Junín a Mar del Plata en donde se hará otra pericia sobre ellos que permitiría dilucidar si la muerte fue o no traumática.