Conmoción en Olavarría: el cruel final de Malevo, el perro que un suboficial del Ejército maltrató hasta matar

 


Malevo era un perro callejero, que encontró refugio en una unidad del Ejército Argentino en Olavarría. Allí le daban de comer hasta que un suboficial de ese regimiento lo arrastró y golpeó hasta matarlo. 


Fotografías de ese momento se incorporaron como pruebas para la denuncia penal que se tramita en la Fiscalía Federal de Azul, mientras entidades proteccionistas organizan una movilización para pedir sanciones y condenas para el acusado.


Hoy, desde las 13, está prevista una manifestación frente al portón de acceso al Regimiento de Caballería Tanques 2 Lanceros General Paz, donde afirman que se cometió los delitos de maltrato y crueldad animal.


Un comunicado difundido desde el Departamento de Comunicación Institucional de la Secretaría del Ejército Argentino reconoce esta grave situación a la que califica como “lamentable y altamente infrecuente” dado que “el cuidado y la preservación de los derechos de los animales han sido una constante en el accionar” de esta fuerza.


Según se pudo conocer de fuentes de la investigación, el denunciado se llama Martín Orellana. También informaron que el Ejército Argentino, apenas conoció la acusación, abrió un expediente interno y dispuso para él una licencia.


La imagen que hace poco más de dos semanas circuló rápido y mereció un pronto repudio desde redes sociales muestra a un uniformado del Ejército Argentino que arrastra por el pavimento, con una soga atada al cuello, a un perro que los propios vecinos reconocieron como Malevo. La presencia de este animal en las inmediaciones del regimiento era más que familiar desde hace tiempo e incluso llegó a ingresar en los listados de mascotas en adopción.


Junto a miembros de Cuidado Responsable del Animal en Olavarría (CRAO), la otra institución proteccionista del distrito, pudieron tomar contacto con autoridades de la unidad militar para conocer cómo se intervino puertas adentro del regimiento con el suboficial denunciado.


“Las autoridades se encuentran realizando las actuaciones administrativas con la finalidad de determinar responsabilidades y aplicar las sanciones correspondientes”, aseguraron desde el Ejército Argentino en un comunicado publicado el 22 pasado, en coincidencia con la primera manifestación en la vía pública de las entidades proteccionistas.


En esas mismas líneas se reconoce desde esa fuerza armada una “situación de violencia ejercida por uno de sus miembros con un perro dentro de sus cuarteles”, en referencia a la unidad con sede en Olavarría.


Alejandra Díaz, integrante de CRAO, dijo que Malevo era un perro conocido y que “no tenía ninguna enfermedad ni problema de salud” y que su muerte fue producto de “una actitud violenta” de un suboficial del Ejército Argentino de Olavarría. “Hubo un valiente que se animó a registrar el episodio y difundir las imágenes que permiten demostrar lo que pasó”, explicó sobre esas fotografías que habrían sido tomadas desde el interior de la propia unidad militar.


Reclamó, al igual que desde APOA, la intervención de la Justicia con una investigación profunda que permita determinar lo ocurrido y disponer de una condena penal al responsable, así como también sanciones administrativas desde la institución militar en la que presta servicios.