Dos médicos que iban a juicio por mala praxis “desaparecieron” para que prescriba la causa

medicos

Un caso que causa profunda indignación fue relatado esta mañana por Sandra Castellano, una vecina de Punta Alta y hermana de Gabriela, quien sufrió un accidente cerebrovascular que la dejó postrada, con la mitad del cuerpo paralizado, acusando por mala praxis a dos profesionales.

“En Río Grande, ella padeció el 7 de junio de 2012 un dolor de cabeza terrible de madrugada que le produjo un vómito no alimenticio. Se levantó de la cama con ese dolor y quedó tirada en el pasillo. Tenía un doctor de cabecera, Raúl Gerónimo Rausch al cual acudió y le dijo que era un dolor cervical por mucha tensión. Ella tenía 41 años y pedía por favor que le hicieran una tomografía porque no era un dolor de cabeza normal. El médico le indicó que se haga masajes”.

Relató Sandra, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Además, indicó que “fue la primera vez que faltó a su trabajo por el cuadro que sufría, acudió a otro médico en una clínica privada, donde la atiende Juan Carlos Montenegro Martínez, quien no le podía solicitar la tomografía computada. Esto pasó un jueves y, siendo abogada, se dio cuenta que el dolor de cabeza no era normal. Luego, comenzó la peregrinación hasta que el domingo una doctora de guardia le realiza una tomografía y le detecta tres aneurismas, de los cuales uno era hemorrágico por el lapso transcurrido”.

“Nosotros no vamos contra la comunidad médica, sino contra las personas que trabajan de manera irresponsable, sea la profesión que sea porque se trata de una mala praxis. Ella tiene problemas neurológicos, imposibilidad de moverse, estuvo casi un año en el Fleni, con una rehabilitación que siguió en Bahía Blanca. El año pasado, la jueza absolvió a los médicos por el beneficio de la duda, apelamos el fallo, el Tribunal Superior de Tierra del Fuego lo anuló por arbitrariedad, lo que no es poca cosa”.

hospitalriogrande Sostuvo en otro segmento de la entrevista radial.

No obstante, lo más delicado estaba por venir: 

“La semana pasada iba a empezar un nuevo juicio y todas las partes fueron notificadas, pero estas personas no aparecieron, se dictaron allanamientos en los que no fueron encontrados y se ordenaron informes. Sabemos que la causa prescribe el 28 de febrero, por eso estamos desesperados. La condena social ya la tienen; nosotros vamos con la verdad, lo único que nos sostiene es esa bandera, solicitando justicia”.

“Hay pedido de captura nacional e internacional, son médicos que están incorporados en el pedido de búsqueda y la recompensa de 500 mil pesos por cada uno de los imputados la paga la familia de mi hermana. Sabemos que están en la isla. En diciembre de 2012 comenzó formalmente la instancia penal y, Gabriela al ser parte del Poder Judicial, hubo muchos que se excusaron. La jueza que falló en contra es hija de médicos y no tuvo en cuenta ningún testimonio de nuestra parte, ni de los testigos o los peritos que fueron contratados por nosotros en Buenos Aires”.

Finalizó Castellano.


linko