Le arrancaron las uñas a una mujer para que su familia entregue el dinero

conxuntry-1-crop1642622836201-jpg-1734428432

Tanto la golpearon durante un robo que quedó internada. El hecho ocurrió en la casa de un empresario gastronómico, que estaba junt. su familia en un country de Guernica, partido de  San Vicente. Los delincuentes ingresaron y agredieron a su esposa para exigirles dinero. Le arrancaron seis uñas de las manos. También amenazaron con cortarle la lengua a una de sus hijas.

El hecho ocurrió alrededor de la 1.30 de esta madrugada en el barrio cerrado San Eliseo, en el kilómetro 18,5 de la ruta 58. Un grupo de cinco delincuentes ingresó al predio tras cavar un pozo para evitar el cerco perimetral electrificado.

Al menos tres delincuentes armados, sorprendieron a la familia mientras dormía.

La mujer sufrió golpes y lesiones en el cuerpo. Le arrancaron seis uñas de las manos. También amenazaron con cortarle la lengua a una de sus hijas para que les dijera donde estaba la plata que ellos suponían que había, Robaron dinero y escaparon. El hombre alertó a la custodia del barrio y llamaron al 911.

La mujer fue trasladada de urgencia al sanatorio Los Arcos donde se recuperaba de los golpes recibidos.

“Le reventaron una prótesis por lo que deberá ser intervenida. La golpearon tanto que la cara parece una máscara de lo hinchada que está”.

Dijo su marido a TN. 

“A la 1 de la madrugada entraron a mi casa, cinco personas que redujeron a la empleada doméstica y nos sorprendieron en la habitación mientras dormíamos”.

Contó la víctima.

“Nos golpearon con los puños y las armas que llevaban, se pusieron muy violentos. Decían que tenían el dato de que teníamos una determinada suma de dinero, pero no era así”.

Agregó.

“A mi esposa la torturaron para que les confesáramos donde guardábamos la supuesta plata. Yo les di todo lo que teníamos, pero querían más. Entonces, empezaron a arrancarle las uñas con un alicate. Le sacaron seis en total”.

Relató.

“Después amenazaron con cortarle la lengua a una de mis hijas gemelas. Ahí nos enajenamos con mi esposa. Pensamos: ‘Estamos muertos’. Yo tiré al piso a uno y ella mordió a otro, como eran cinco y nos superaban en número volvieron a pegarnos. Le dieron una patada voladora a mi esposa e intentaron atarnos, pero la situación ya se les había ido de las manos y optaron por escapar”.

Dijo. Una de las menores recibió un fuerte golpe cuando quiso defender a su mamá.

“Veinte minutos después del robo se escucharon dos detonaciones y los dos móviles, uno del comando de Guernica y otro de San Vicente, se peleaban por irse. No se prestaron apoyo. Fue lo más triste de la noche”.

Sostuvo.