La sentencia de muerte de Nair Mostafá, la nena de 9 años que fue asesinada y violada hace 30 años y el caso sigue impune

El primer día de enero de 1990, Tres Arroyos dejó de ser ese pueblo tranquilo de la provincia de Buenos Aires en el que nunca pasaba nada. El cuerpo de Nair Mostafá, una nena de nueve años que estaba desaparecida desde el día anterior, había sido encontrado entre los pastizales y la basura que se amontonaba al lado de las vías del ferrocarril Roca, en el paredón contiguo al patio de la Escuela N°16.

A Nair la habían violado y estrangulado con el cordón de la mochila que Papá Noel le regaló una semana antes, en Navidad. Una turba de vecinos furiosos salió entonces a la calle a protestar contra los policías que aquella noche, mientras a ella la asesinaban, se quedaron celebrando la llegada del Año Nuevo en la comisaría en lugar de salir a buscarla.

El calor de aquel típico enero en pleno verano fue nada en comparación con el clima social que se respiraba en las calles de Tres Arroyos. Tanto que el día 2 el entonces gobernador bonaerense Antonio Cafiero intentó en persona llevar calma al lugar. 

“Le pido perdón en nombre de toda la humanidad”.

Le dijo a una desconsolada Liliana Fuentes, la mamá de Nair. Pero ella no podía escuchar. Lloraba y repetía como si necesitara convencerse a sí misma: “La ahorcó con el regalo que le dejó Papá Noel el 24, una mochilita que ella me pedía con toda su alma. Con eso mismo la mató, pobre ángel”. De aquella escena pasaron ya 32 años, pero no se hizo justicia.

El brindis de los policías que dejó indefensa a Nair

Nair salió de su casa el 31 de diciembre de 1989 a las 15. Tenía que caminar 10 cuadras para llegar hasta el Club Huracán, donde iba a la pileta, y era un camino que conocía de memoria, porque lo hacía prácticamente a diario todos los veranos. Llevaba puesta su malla rosa, la misma con la que horas después la encontraron asesinada.

La nena nunca llegó esa tarde al club, pero su mamá no lo sabía. Alrededor de las 18, cuando ya habían pasado tres horas y su hija no regresaba, Liliana empezó a preocuparse y salió a buscarla. El club ya estaba cerrado cuando llegó y todos los vecinos con los que se cruzó en el camino le dijeron que no la habían visto. Cuando la tarde empezó a caer la preocupación de la madre se había convertido en auténtica desesperación.

La respuesta que recibió en la comisaría resulta imposible de calificar y hasta podría ser increíble, pero lamentablemente la historia que ya todos conocemos lo corroboró. 

“Señora no moleste, estamos brindando”.

Le dijo un uniformado a la angustiada Liliana, que solo quería encontrar a su hija. Ni un solo oficial se movió de la seccional cuando la mujer se fue de allí con la cabeza gacha.

Raptada, violada y estrangulada

El periodista Evaristo Alonso, dueño además de una radio local, fue el primero en darle un micrófono a Liliana. Faltaban minutos para la medianoche, pero la gente inmediatamente se hizo eco de la urgencia de la mujer y fue saliendo de sus casas para ayudarla a buscar a Nair. (Un capítulo aparte se llevaría después Alonso que, tras recibir una amenaza anónima, murió en un siniestro vial).

A la 1.15 del primer día de los ‘90, el cuerpo ensangrentado de la nena fue encontrado por sus propios vecinos enfrente de una escuela, mientras algunos otros seguían tirando los tradicionales fuegos artificiales. Nair llevaba puesta la malla rosa con la que había salido de su casa y la habían ahorcado con el cordón de su mochila nueva. Entonces fue cuando todo, literalmente, estalló.

A los primeros efectivos que llegaron al lugar les dieron vuelta el Renault 12 que usaban de patrullero. 

Después, llevaron su bronca directo hasta la comisaría y entre llantos e insultos empezaron a volar las piedras. Entonces los mismos policías que horas antes no habían hecho caso a una madre desesperada que buscaba a su hija de 9 años, salieron a reprimir a los vecinos que protestaban después de haberla encontrado muerta. 

Hubo más de 20 heridos.

Nair, el crimen que marcó para siempre a Tres Arroyos

“Yo tenía la misma edad que Nair cuando la mataron”.

Empieza diciendo María Belén Goetta, quien no solo era contemporánea suya sino que además creció y sigue viviendo en ese mismo pueblo que se quebró la madrugada en que encontraron su cuerpo.

Por eso Nair, para ella, es una herida abierta y hace unos dos años, ya convertida en mujer, le hizo una canción para recordarla junto con sus compañeras de Lunátikas, banda de la cual era baterista.

Si bien pasaron más de tres décadas de aquel momento, Belén lo recuerda y lo cuenta como si hubiera ocurrido anoche. 

“El pueblo quedó marcado, teníamos miedo de salir a la calle”.

Sostuvo.

La cúpula policial fue desplazada después de que saliera a la luz el brutal asesinato de Nair, pero la medida no fue suficiente para contener el espiral de bronca, dolor y miedo en el cual se precipitaron los pocos más de 40 mil habitantes que tenía Tres Arroyos.

Otra contemporánea de Nair es Agustina Muda, nacida también en aquel lugar, que ahora es periodista y conductora de TN. Ella tampoco pudo olvidar ese Fin de Año y su relato no es muy distinto al de Belén, aunque no se conocen. En su caso, nos contó además, solía ir al mismo club al que se dirigía la nena el día que la mataron.

“Era todo una psicosis después”.

Contó Agustina, y remarcó: 

“Yo iba a todos lados con mi mamá, no me animaba a quedarme sola ni siquiera en mi casa”. En medio de toda esa locura, una de las primeras versiones que surgieron sostenía que Nair había sido raptada por un hombre que circulaba en un Citroën amarillo. “Cada vez que veía un auto parecido en la calle lo señalaba, estaba todo el tiempo atenta”.

Recordó.

Una docena de sospechosos detenidos en 12 días, todos liberados

Ninguno de los 12 hombres que fueron detenidos durante los primeros 12 días de la investigación por la violación y el homicidio de Nair Mostafá, tuvo en realidad nada que ver con el hecho. O al menos así, lo consideró la Justicia que archivó finalmente la causa en el año 2005 sin acusados ni condenados. Nadie preso.

Entre los sospechosos pasó un trabajador municipal discapacitado, a quien, después de una larga internación en el instituto Melchor Romero se lo consideró inimputable. También el hijo de un hacendado, de 25 años, que se autoincriminó como el anterior. Pero resultó ser que tenía esquizofrenia paranoide. El manto de sospechas no excluyó ni siquiera a la familia de Nair que, en pleno duelo y en medio de acusaciones insostenibles, terminó abandonando el pueblo en busca de paz.

Belén sospecha que dos de las personas que fueron detenidas y después liberadas, para Belén son las culpables del crimen. 

“Tengo la certeza de saber quiénes fueron los que mataron a Nair”.

Dijo a TN.

Apunta especialmente a uno de los sospechosos. 

“Nos acosaba a todas las chicas del barrio, y después del crimen lo siguió haciendo”.

Remarcó.

Tanto ella como el acosador siguen viviendo en Tres Arroyos, y no es extraño que cada tanto se crucen en la calle: 

“Lo veo y le grito asesino, yo sé que fue él”.

Dice.

Belén tampoco tiene dudas sobre la responsabilidad del otro detenido y liberado. Con el tiempo, también se supo que este hombre tenía varias causas por abuso sexual de menores repartidas por todo el país y que su modus operandi para abusar de las víctimas era siempre el mismo. El mismo detalle particular que consta también en la autopsia de Nair . Solo que a ella, después de 15 minutos de calvario, la mataron.

Más de 30 años de impunidad

Las hipótesis sobre el destino final de Nair fueron muchas, pero finalmente se concluyó que la habían matado por lo menos dos personas poco después de su desaparición. Nunca se le pudo poner nombre a los asesinos y el desfile de sospechosos quedó en libertad antes de 1991. Siete fueron los jueces que pasaron por la causa antes de que esta prescribiera en 2005. 

“A Nair le arrebataron la vida y todo quedó en la nada porque estaba la política en el medio”.

Se lamentó Belén, que hoy dejó atrás los escenarios, se dedica a la fotografía y es mamá de un varón.

Cuando se cumplió el aniversario número 30 del crimen, el colectivo feminista “Ni Una Menos” de Tres Arroyos pintó un mural para rescatar del olvido a Nair y recordar que todavía no se hizo justicia por ella. Lo hicieron en el mismo lugar donde antes estaba la estación de tren del Ferrocarril Roca, en donde la encontraron.

“Con la cara de Nair buscamos representar que se cumplían 30 años del femicidio pero también 30 años de impunidad. Treinta años de silencio. Treinta años de no saber lo que pasó. Treinta años de una sociedad que se calló. Fue un hecho histórico que pasó y del que nunca más se habló”.

Dijo a los medios locales Sofía Beltaco, integrante del movimiento.

“Solo el Sol la vio”

La idea de hacer una canción para Nair surgió una tarde hace dos años, durante un ensayo de Lunátikas, la banda de la cual formaba parte Belén. Según nos contó, se trataba de un grupo de chicas que los días miércoles solía invitar a otras mujeres para abordar temas tales como el acoso o el aborto. Así también, uno de esos miércoles, se la nombró a Nair y sintieron la necesidad de inmortalizarla.

“Esa mañana despertó, no hizo la cama y desayunó. En algún lado ellos planeaban una cacería que ella no esperaba. 31 de diciembre hacía calor. Sólo el sol la vio. Caminando a la pileta ella partió”.

Empieza la canción, que escribieron en apenas algunas horas tres jóvenes movilizadas por esa nena que podría haber sido amiga de cualquiera de ellas, pero a la que se le quitó la posibilidad de convertirse en mujer.

“Cuando me nombran a Nair me quiebra, me gustaría que estuviera entre nosotras”.

Dijo Belén. Pero entonces también se acuerda de Liliana, su mamá, que además de haber perdido a su única hija tuvo que irse del pueblo: 

“Le arruinaron la vida diciendo las cosas que dijeron de ella”. 

“Esa mujer tiene hoy la voz quebrada, la misma que tenía cuando se enteró que habían encontrado el cuerpo de Nair”.

Subrayó.

El caso se hundió irremediablemente. Los asesinos de Nair están libres. Y esa nena que solo pudo vivir 9 años sigue viva en la memoria colectiva con sus grandes ojos verdes, que nos la recuerdan desde una de sus últimas fotos. También la mantiene vigente su canción. 

“Misteriosamente desapareció. La policía no la buscó. Cuando al cuartel su mamá llegó, alguien contestó: ‘Señora, estamos brindando’. La justicia no existió, solo el sol la vio”.