Aumentan las estafas con alquileres diarios o por semana de casas que no existen

 


La escena es la misma; sólo cambia la locación. Cumpleañeros, familias o parejas llegan a quintas de distintas zonas del conurbano a primera hora del día. Bajan de los autos, cargan sus bolsos y hacen palmas. Están ansiosos por entrar, disfrutar de la pileta que vieron por fotos, prender el fuego para el asado que trajeron, relajarse por 24 horas, o un fin de semana, o una quincena. Pero de golpe, los deseos se terminan. En un abrir y cerrar de ojos.

El dueño de la propiedad se acerca a la puerta y les dice que no le alquiló la quinta a nadie. Que hay un estafador que se está haciendo pasar por él. Hay días que los estafados son varios a la vez: las víctimas se encuentran en la puerta de las quintas y se consuelan en grupo.    

A pocos días de arrancar el verano, se reactivaron las estafas con casas quintas en alquiler. La modalidad que se está viendo es parecida en todo el país, y es la misma que padecen muchos de los que creen haber alquilado una casa en la Costa Atlántica. Las víctimas suelen contactar a los estafadores por medio Facebook, donde los delincuentes publican anuncios falsos.

El paso siguiente, luego del primer contacto por chat o Whatsapp, es pedirle a los desprevenidos un adelanto del 50% del valor del alquiler, el cual tiene que ser depositado en una cuenta. Tras realizarse esto, los estafadores desaparecen. 

[Image: Los estafadores piden un 50% del valor como adelanto.]

Los estafadores piden un 50% del valor como adelanto.

Adriana tiene una casa-quinta en Ituzaingó. En diálogo con Clarín cuenta que usaron la dirección de su propiedad para estafar a decenas de personas. "Tengo una casa de fin de semana. Desde hace más de 10 días alguien está usando mi dirección para estafar gente. Mis vecinos me llaman prácticamente todos los días contándome que hay gente en la puertaque dice haber alquilado mi quinta en una publicación de Facebook", dice la mujer.

Detalla que "los estafadores alquilan la quinta por día, piden el 50% por transferencia y les muestran a los interesados fotos del interior de una casa, un jardín y una pileta que no es la mía. Y una vez que pagan, les dan mi dirección exacta y la gente se entera cuando llega y nadie abre la puerta".

También narra el perfil de las víctimas. "A veces es una familia que va a pasar el día, a veces son varios autos con pibes y globos queriendo festejar un cumple, a veces varias personas que no se conocen y que caen a la misma hora". Y agrega incluso le pasó de encontrarse con ellos cuando llega a la casa junto a su familia. "Nos encontramos con un montón de personas con la malla ya puesta, los bolsos, comida, el termo, diciendo tener alquilada la casa".

La modalidad no se limita a la última parte de la primavera y el comienzo del verano. Durante el año hay estafas por alquileres de quintas para "eventos" o para las vacaciones de invierno. En febrero de este año una banda compuesta por tres hombres fue detenida por "estafas reiteradas". Los allanamientos fueron en Lavallol. Pedían 60 mil pesos por "quince días de quinta". En diciembre de 2020 se volvió viral el caso de una pareja que alquiló una casa en un barrio cerrado de Canning, Ezeiza.

Adriana está preocupada. Dice que "evidentemente es alguien que sabe nuestros movimientos porque le ofrecen fechas en las que saben que nosotros no estamos. Me preocupa pensando que alguien, al haber sido estafado, se ponga furioso me tire el portón abajo o se metan de prepo en la casa, ya que no es un barrio cerrado". 

Nahiara es una víctima. Ella, sus hermanas y unas amigas habían alquilado la casa de Adriana por un día, para festejar su cumpleaños. Pero cuando llegó a la propiedad, luego de viajar dos horas en colectivo desde San Miguel, descubrió que había sido estafada. 

Ella contó a Clarín como es el modalidad con la que esta banda estafa a la gente. "Empecé a buscar en Facebook, en distintos barrios, casas quinta para alquilar. Encontré esta y mandé mensaje. Me contestó un hombre pocos días después, y me mandó un número de teléfono y empezamos a hablar por WhatsApp. Estuvimos hablando como una semana, mandándonos mensajes. Después de acordar el precio, que eran 7000 pesos por un día, me pasó un link. Deposité la plata, el 50% como adelanto. Quedamos que la otra mitad la paga en manos cuando llegara a la quinta".

Pero cuando Nahiara llegó al lugar encontró que había otras seis personas esperando la puerta. "Ellos me preguntaron si íbamos a la quinta y me dijeron que nos habían estafado a todos porque no había nadie en la casa. A los otros chicos les sacaron más 4000 pesos".

Cuenta que "jamás había alquilado de esta forma" y que "no estaba informada de cómo se manejaba". Dice que le está pasando de vuelta con otra casa que quiere alquilar, también por Facebook. "En esta caso es una mujer la que se contacta conmigo. Y me dice lo mismo que el anterior. Me pide que le haga una adelanto del 50%. Yo le pedí que primero quería ver la casa. Luego de esto, la mujer no me contestó más", agregó Nahiara. 

Adriana, la dueña del lugar, aseguró que las fotos que se publicaron en Facebook son faltas. También dijo que ya estafaron a montón de gente con su propiedad. "Está yendo gente desde hace dos semanas, todos los días. No sé el número. Pero muchas veces más de uno el mismo día y a la misma hora. Se conocen ahí entre ellos".

[Image: Piden entre 3500 y 4000 pesos por día.]

Piden entre 3500 y 4000 pesos por día.

También se mostró preocupada porque asegura que los estafadores saben sus movimientos. "Casualmente los estafadores les dicen a los interesados que la quinta está alquilada para las fiestas pero que la tienen libre el 26/12. Deben saber que yo no vivo permanentemente ahí".


Cómo evitar estafas​


Al buscar online, hacer chequeos anti-estafa: "Cuando uno busca un alquiler temporario debe fijarse muy bien, ya que en Internet las estafas están a la orden del día", advierte a Clarín Ernesto Bischoff, de la RED 777 y titular de Bischoff Inmobiliaria en Pinamar y Villa Gesell.

"Hay muchas estafas", coincide Miguel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata. Y amplía: "Las cometen delincuentes que publican avisos falsos muy tentadores, toman reservas por medios electrónicos y la gente luego se da cuenta de que era todo una trampa".

Alquilar a través de inmobiliaria ayuda a disipar este riesgo, ya que esta empresa será la encargada de garantizar que del otro lado existan un dueño y una propiedad reales, con todos los papeles en regla.

Pero cuidado: en Internet también aparecen falsas inmobiliarias. Por eso, dice Donsini, la gente debería siempre chequear que la inmobiliaria esté registrada en el Colegio Profesional de su zona.

Mucho más complicadas son las verificaciones cuando se alquila reservando a distancia (sin visita previa) y por "dueño directo" a un desconocido a través de avisos por Internet o en alguna plataforma de contactos entre particulares.

En estos casos se recomienda, antes de hacer transferencias de dinero: leer las reseñas de otros usuarios (y desconfiar si no las hay).

--Buscar al inmueble en Google Street View, para ver si la fachada coincide con las fotos publicadas.

--Desconfiar de anuncios con precios llamativamente bajos, con faltas de ortografía o mal redactados.

--Buscar referencias del supuesto dueño y googlear sus teléfonos y mails, para ver si no figuran como fraudulentos.


Fuente: Clarín