MADARIAGA: Le hurtaron elementos, investigó por sus medios y la policía certificó mal un domicilio por lo que se cayó un allanamiento


Allanaron y sólo consiguieron una bandeja de plastico

El hurto de una computadora y camperas de un departamento de la calle Moreno al 1500 del día martes llevó a que la víctima, junto a amigos, tuvieran que salir a investigar. En cuestión de horas consiguieron pruebas que las aportaron a la policía y ayer hubo un allanamiento con resultado paupérrimo: recuperaron una pequeña bandeja de plástico.


La historia es compleja de explicar pero al joven que hizo la denuncia le llevaron una notebook, unos camperones, una mochila y una bandeja de plástico. Inexplicable pero le llevaron una pequeña bandeja de plástico de las cuales sea difícil que haya dos en Madariaga.


Se hizo la denuncia el martes a la noche y se aportaron datos y capturas de una red social en donde se veía la bandeja exibida como trofeo. Así se le colocó nombre a un sospechoso.


Para allanar la justicia precisaba certificar el domicilio. Como el mencionado hace poco tiempo decidió alquilar con su novia en barrio San Martín B, los investigadores locales demoraron nada menos que 28 horas en determinar cuál de las puertas en donde debían entrar y lo hicieron mal.


Labraron las actuaciones, le facilitaron a la justicia los resultados de las “tareas de inteligencia” y el fiscal Walter Mercuri elevó el pedido al juez Gastón Giles quien solo permitió que se realizara un procedimiento en en Calle 3 bis y 8, en donde vive la madre del sindicado.


El juez tuvo que dejar de lado la dirección en donde se sospecha estaban la mayoría de las cosas -para las víctimas estaba comprobado que estaba casi todo- porque la policía no puso los nombres correctos en la investigación preliminar del domicilio: usaron la captura de pantalla que aportó la víctima y colocaron el “nombre de fantasía” del usuario de esa red social. Para el juez podría no tratarse de una persona real por lo que tuvo que desestimar esa solicitud.


Según supo CNM, cuando la policía entró a allanar la unica dirección habilitada, la propia madre del presunto delincuente les ratificó a los uniformados que el joven que buscaban vivía en un departamento de San Martín B y pidió que vayan a buscarlo a ese lugar; cosa que no podían hacer por errores de procedimiento.


Así las cosas, la víctima sigue desconcertada con los avatares de proceso y solo ansía recuperar el material de estudio que había en su computadora.

Publicar un comentario