Jóvenes argentinos recibieron US$9 millones y ahora buscan 70 personas: ¿Qué ofrece su emprendimiento Pomelo?


Un grupo de exejecutivos de importantes firmas se unieron para crear su propio proyecto: "Pomelo", una industria naciente de tecnología que brinda servicios financieros a otras empresas. Nacida a principio de este 2021, ya recibió una inversión de US$9 millones y ahora busca sumar 70 personas a su personal de trabajo.

Los ejecutivos son Gastón Irigoyen, exCEO de Naranja X; Hernán Corral, exCPO de Naranja X y Juan Fantoni, exlíder del equipo fintech para Mastercard en la Argentina y Uruguay, quienes cuentan con suficientes años de experiencia en la industria.

“Pomelo es una procesadora de pagos regional y queremos que sirva a toda la región. Todas las tarjetas prepagas de las fintech tienen detrás una procesadora que les provee la tecnología y hace que funcione ese ecommerce, la tienda o la cuenta digital. Es brindar la infraestructura tecnológica para esos pagos".

Detalló Gastón Irigoyen en una entrevista con La Nación.

La compañía se basa en un servicio orientado al consumidor final, por lo que brindará soporte a otras empresas.

“Lo que queremos hacer es simplificar el acceso, reducir los tiempos para que las fintech puedan tener su billetera o cuenta virtual y que eso funcione mejor con buena infraestructura de pagos”.

Señaló el ejecutivo.

¿Cuándo se fundó Pomelo?

La compañía nació a principios del 2021. Los tres cofundadores dejaron sus empleos y fundaron Pomelo. Al poco tiempo la fintech ya recibió una inversión US$9 millones por su idea de servicio. 

Se trata de un negocio en plena expansión, principalmente su crecimiento exponencial se debe a la pandemia y a los nuevos hábitos de consumo.

La motivación por avanzar en este proyecto se dio a partir de una experiencia del propio Irigoyen mientras aún trabajaba en Naranja X. Junto a Hernán Corral, lideraban la expansión el lanzamiento de la tarjeta prepaga para conectar la app con los negocios físicos.

“El gran problema es que hoy se tarda entre 12 y 18 meses en lanzar la tarjeta. Hay que hacer tanta integración tecnológica que demora el proceso, y si hay aspiraciones de expansión, el proceso se tiene que replicar en cada país. Un poco el proyecto nació de nuestra frustración”.

Dice Irigoyen en referencia al proceso que gestionaron en su anterior paso corporativo.

El universo de potenciales clientes de la startup incluye a aplicaciones de delivery, bancos digitales, billeteras digitales, etc.

Expansión en la región

En pocos meses la compañía ya recibió una inversión millonaria y cuenta con el apoyo de decenas de firmas y empresarios internacionales para avanzar en su proyecto. 

Según Irigoyen, la inyección de capital será destinada a la expansión del negocio en América Latina, con foco en Argentina, México y Brasil, y al crecimiento del equipo de trabajo. El plan es tener oficinas tanto en Buenos Aires como en San Pablo (Brasil) y México.

El plan de expansión de Pomelo apunta a sumar empleados del segmento digital. La búsqueda del personal apuntan a sumar desarrolladores, ingenieros de software, especialistas en ciberseguridad y profesionales especializados en desarrollo del negocio. 


Publicar un comentario