“El Loco” Julio, el hincha de Godoy Cruz que ganó la lotería y donó todo para que su club tenga una tribuna


Suele ser común imaginar en que destinar el dinero en el caso de tener la suerte de ganar la lotería. Sin embargo, las chances efectivas de que eso ocurra suelen ser muy pocos. Y en el caso de ser uno de los pocos afortunados, a uno le pueden surgir dudas. Pero ese no fue caso de Julio Roque Pérez, mejor conocido como el "Loco" Julio.

Pérez nació el 21 de febrero de 1940 en Ingeniero Giagnoni, Mendoza, y desde los 12 años, cuando se hizo fanático de Godoy Cruz, puso al club por encima del resto de las cosas: con tan sólo 15 años ganó la lotería de San Juan y el premio íntegro lo donó a la institución para la construcción de las tribunas del estadio.

Fue así que en un país tan futbolero como Argentina, uno de los máximos ídolos del "Tomba" no es un futbolista campeón o un entrenador éxitoso. El "Loco" a base de pasión y generosidad se ganó el amor de toda la hinchada del equipo mendocino.

Hace un año, el 12 de mayo del 2020, en Mendoza se producía una movilización increíble de hinchas de Godoy Cruz en plena pandemia del Covid. El futbol seguía parado y no era el aniversario de ningún campeonado. Había muerto el “Loco” Julio a los 79 años, por una por una insuficiencia pulmonar, y los fanáticos no quisieron dejar de despedirlo.


La donación

A Pérez no le sobraba nada. Es más, vivía en al calle y era analfabeto, por lo que la policía lo acompañó a buscar el premio, según cuenta la leyenda. Y como era analfabeto nunca supo de cuanto era el premio que se llevó.

"Íbamos a trabajar a la basura y de ahí conseguíamos cosas para vender y comer, hasta que un día un amigo mío murió aplastado por la compactadora del camión de la basura, yo quedé muy mal, me llevaron al hospital con un ataque de nervios”.

Relató Julio en una entrevista al diario Los Andes.

El dinero fue donado en su totalidad al club ayudando a la construcción de una tribuna del estadio Feliciano Gambarte.

“Una tribuna de la cancha y las luces son mías; eso lo hicieron con la plata que yo gané”.

Contaba orgulloso. Desde ese momento y con el correr de los años, se hizo mito para toda la gente de Godoy Cruz.

Alrededor del año 1963, ya con 23 años, Julio consiguió un trabajo en la municipalidad de Godoy Cruz, donde se jubilo después de 40 años como barrendero.

El Feliciano Gambarte fue inaugurado el 3 de agosto de 1959, tiene capacidad para unas 14 mil personas, alberga las oficinas administrativas del club y se ubica en la ciudad de Godoy Cruz, al sur de la capital provincial.

Sin embargo, cambió mucho desde aquella donación de el "Loco". En esta última década y media, el “Tomba” hizo de local en el Estadio Mundialista Malvinas Argentinas, por la diferentes reformas a las que fue sometido su cancha

Después de 16 años, en Abril de este año, Godoy Cruz volvió al remodelado Gambarte para jugar la Liga Profesional y el "Loco" no pudo estar presente.

O al menos no de manera presencial, ya que su espíritu vive en cada hincha del tomba y su nombre "Julio Roque Pérez" es el nombre de una tribuna.

El homenaje de Godoy Cruz

El 1° junio de 2016, el Tomba inauguró en su cancha una estatua como homenaje al “Loco” que aún sigue allí.

“Simplemente GRACIAS por el amor sincero a nuestros colores. Hasta siempre Julio querido. TE VAMOS A EXTRAÑAR”.

Publicó  Godoy Cruz en sus redes oficiales el día de su fallecimiento.


“Yo lloro y siempre he llorado cuando veo la cara mía en una bandera. El corazón mío es de Godoy Cruz”.

Supo decir “el Loco” Julio.

El destino final de sus restos mortales fue el cementerio municipal de Godoy Cruz. Su alma hacía rato que se había quedado en el Gambarte. 




Publicar un comentario