Una nena de 2 años fue asesinada brutalmente en Chaco


La localidad chaqueña de Quitilipi continúa conmocionada por los escalofriantes detalles de la autopsia de Maia Vallejos, la nena de 2 años que murió esta semana tras sufrir una infección generalizada. Su cuerpo tenía clavadas agujas de coser en el corazón y en uno de  sus pulmones. Ahora, la Justicia investiga un presunto rito satánico.

Tras conocerse los resultados de los estudios, el fiscal del caso, Cristian Arana, brindó detalles de la investigación del crimen, por el cual están detenidos la madre y el padrastro. 

"Estamos en una etapa muy prematura de la investigación. Hay cosas que no podemos investigar" destacó. Asimismo relató que se hicieron allanamientos y las primeras pericias.

"Una en el pulmonar derecho que había lesionado a la altura del pericardio y corazón, la otra aguja en el tórax, y presentaba un orificio compatible con la introducción de una aguja en el timo (cerca del pulmón y corazón) que presentaba pus. Sufrió una sepsis generalizada, los riñones tenían pus, la zona pulmonar estaba muy inflamada y se produjo un paro cardiorespiratorio".

Detalló.

"La niña tenía golpes", afirmó el fiscal. En una testimonial de los trabajadores del aserradero, donde vivía la familia, se pudo recabar que la nena venía sufriendo algún tipo de maltrato. "En la autopsia, se descartó el abuso sexual".

Agregó.

Además, no descartó la hipótesis de un posible "ritual" o "rito satánico" al que podría haber sido sometido la niña.

Por otra parte, la madre de la pequeña,  Melissa V, Vallejos (20), cursa un embarazo de 4 meses de gestación, según informó Eres Chaco. Mientras intentan determinar si su pereja, Elisandro Gomez (19), tiene antecedentes penales.

Ambos quedaron detenidos acusados del presunto delito de "homicidio agravado", mientras el fiscal trabaja sobre varias hipótesis para determinar el motivo de la muerte.

“No podemos decir dónde están alojados porque la gente de Quitilipi está muy indignada y queremos resguardar la integridad de los acusados”.

Indicó el fiscal. La pareja pudo ser resguardada de la furia de los vecinos, pero al menos unas cuatro presas golpearon brutalmente a la madre de la víctima el viernes pasado.



Publicar un comentario