Conmovedora historia del bebé que sobrevivió al choque donde murió toda su familia: “Extraña el pecho de su mamá”


El martes pasado todos los familiares de Oliver Toro Chacón, el bebé que sobrevivió a un brutal accidente de tránsito en la Ruta 9 y en el que sus padres y su abuela -todos de origen venezolano- murieron, se citaron en una videollamada para festejar el primer cumpleaños del nene. 

Ninguno, por el simple hecho de que no viven la Argentina, pudo estar presente físicamente pero de alguna manera le hicieron sentir que no está solo en medio de una tragedia de la que aún no logra tener noción. Es que luego del choque, el nene quedó sin ningún familiar directo en el país y por eso una amiga cercana al papá se ofreció a hacerse cargo de su cuidado temporalmente hasta que alguien de la familia pueda viajar desde Venezuela. Un gesto que fue avalado por la justicia argentina.

En la celebración virtual participaron abuelos, tíos y primos de Oliver que están esparcidos por varios países. Algunos se encuentran en Estados Unidos, otros en Chile y por supuesto la mayoría se encuentra en territorio venezolano, pero todos con algo en común: acompañar al bebé como pueden en el comienzo de su nueva vida.

Yuruari es prima de Raúl Toro, el papá del niño, y fue la primera familiar que mantuvo contacto físico con el pequeño luego del accidente. La mujer contó cómo está Oliver en este momento, dio detalles del lugar donde el menor se recupera de la fractura de fémur que sufrió en el choque y reveló que el objetivo de la familia es que el bebé se pueda trasladar a Venezuela para seguir con su vida cerca de los suyos.

La prima está radicada hace cinco años en Santiago de Chile y debido a todo lo que se produjo a raíz del hecho, tuvo que viajar a contrarreloj a Buenos Aires. Lo hizo el jueves de la semana pasada en compañía de una tía y se quedó en el país por 48 horas. 

Esos dos días estuvieron cargados de emoción. Primero participó del entierro de las tres víctimas fatales del choque y luego dedicó casi un día para visitar al nene en su nuevo hogar, una casa ubicada en la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz y que pertenece a Rodrigo y Sofía de 30 años, una joven pareja amiga de Raúl que apenas supo de lo ocurrido se ofreció para cuidar al menor.

“Estuvimos entre el jueves y el sábado mi tía y yo en Argentina. Fue un viaje bastante corto por motivos laborales. Estuvimos haciendo el proceso del entierro de los cuerpos y estuvimos el sábado con Oliver, con la familia de “abrigo” que lo tiene ahora. Ellos son los que tienen el cuidado momentáneo de Oliver. Gracias a Dios el bebé está bien. Tiene su pierna con su yeso pero más allá de la incomodidad que eso le genera, el niño está bien”.

Relató Yuruari.

El accidente ocurrió el lunes 8 de marzo en el kilometro 105, a la altura del partido bonaerense de Zárate. De acuerdo con la reconstrucción que hizo la Policía, la camioneta Citroen Berlingo de color bordó en la que viajaba la familia Toro Chacón impactó contra un auto Volkswagen Voyage en sentido Buenos Aires-Rosario, por causas que aún no fueron esclarecidas. 

Debido a la fuerza del impacto y a la velocidad a la que iban, el vehículo familiar se cruzó de mano y colisionó de frente contra un ómnibus de la empresa 20 de Junio, con 20 pasajeros a bordo. 

La camioneta quedó completamente destruida. Además de Raúl, fallecieron en el acto Mileidy Mariana -la mamá de Oliver- y Cecilia Sánchez de Chacón, la abuela, quien según lo que pudo saber, se arrojó sobre el pequeño durante el accidente para protegerlo.

Fue por esto que la justicia de la localidad de Zárate fue la que intervino y resolvió que Oliver quedara bajo el “abrigo” -así se lo denomina legalmente- de Sofía y Rodrigo. Fue clave para tomar la decisión que cuando la pareja se acercó al hospital, Oliver le extendió los brazos en señal de reconocimiento.

“Dentro de todo lo que le pasó, él está tranquilo y eso es muy importante para nosotros. Efectivamente extraña cosas, extraña el pecho de su mamá, imagino que voces, pero creemos que poco a poco se va a ir adaptando cada vez más. Está comiendo, que era algo que también nos preocupaba porque no estaba comiendo tanto como lo hace un niño de su edad. No quisimos verlo de entrada a Oliver antes porque no quisimos transmitirle toda esa carga del entierro”.

Señaló Yuruari, quien espera que al ser todavía muy pequeño, no le queden mayores recuerdos del accidente al nene.

Entre otras cosas, Yuruari contó las primeras reacciones del chico al verlas. Dijo que con el correr de las horas se fue mostrando más relajado y entendió de alguna manera que son familia. Además, dio cuenta de lo que siente Sofía al tener a su cargo un niño que no es de su misma familia. Que se trata de una situación inesperada pero que al mismo tiempo la lleva adelante con dedicación y mucha responsabilidad.

“Al principio estuvo muy cerrado y muy tenso porque había mucho calor en el momento. Estábamos abrumados porque lo queríamos ver, tocar. Después se fue relajando, su carita fue cambiando. Ellos (por Sofía y Rodrigo) están muy emocionados. Sofía en particular tiene mucha emoción por todo el hecho. Lo que sí sentimos es que lo está haciendo con mucho amor, con mucho cariño porque entendemos que no es fácil tener la responsabilidad de un bebé que no habla, que no se expresa. Él también está viviendo emociones sólo que no las sabe expresar. Ella es muy amable, es muy abierta. Hay muchas cosas que agradecerle a ella y también se siente abrumada por muchas personas que le preguntan por el bebé. El cariño que se le ve en su cara por Oliver no se puede ni explicar. Sentimos que tiene el amor necesario”.

Expresó Yuruari.

Un dato sobresaliente que destacó la prima es que la pareja que cuida a Oliver no tiene hijos. O sea es su primera experiencia en la materia. De hecho, al inicio la familia había autorizado a otra persona para que tuviera el bebé pero la jueza en Zárate decidió dárselo a Sofía porque que fue la primera persona que llegó y con la que pudo constatar un vínculo con Raúl y Mileidy.

“Sofía tiene 30 años, aparenta mucho menos. Tiene cara de niña. Conocimos también a la mamá de Sofía que es la que se está quedando para cuidarlo mientras ellos trabajan. Entendemos que es complicado y ellos quieren hacer cosas por eso es que queremos tenerlo en Venezuela para cuidarlo”.

Agregó.

El viaje de Oliver a Venezuela y una historia de migración obligada por la crisis venezolana

El objetivo ahora es lograr que Oliver viaje a Venezuela. Por eso, esperan que la próxima semana tres familiares de Oliver puedan viajar desde ese país a la Argentina para iniciar los trámites. No es sencillo.

Sobretodo por los obstáculos legales y de documentación que rigen en el país caribeño. Sin embargo, según dijo Yuruari, las embajadas de ambos países están trabajando en conjunto para que todo se haga con la mayor celeridad posible.

Algo que destacó la joven es que quieren que la hermana gemela de Mileidy tenga la custodia definitiva del pequeño y quieren que cuanto antes, el bebé viaje a Venezuela. 

“Estipulamos que sea máximo la semana que viene. Si no es esta semana terminando para que esté con la familia materna. De hecho toda nuestra familia está en Venezuela. Los que migramos estamos regados incluso a nivel latinoamericano. El hermano de Raúl está en Estados Unidos. La idea es que esté con la familia más grande en Venezuela, donde están sus tíos, sus primos, sus abuelos”.

Adelantó.

Si bien la idea es que Oliver -tiene documento argentino- viva en ese país, la familia consciente de la grave situación económica y social que atraviesan los venezolanos. Incluso, según contó Yuruari, el motivo tanto de ella como del resto de familia emigrara, fue la imposibilidad que tuvieron de cumplir sus metas en su país natal.

En el caso de los padres del bebé la historia comenzó en 2011. Ese año, Raúl decidió estudiar gastronomía en Buenos Aires. Y desde entonces “se enamoró” de la Argentina. Su intención siempre fue poder vivir en el país. Sin embargo, cuando culminó sus estudios, regresó a Venezuela. Pero la crisis lo obligó a irse, aunque esta vez lo hizo con Mileidy, su novia desde hacía mucho años.

“El 90% de los venezolanos salimos a buscar una mejor calidad de vida. Es un lujo tener cosas que en otros lugares es normal. Queremos ayudar a la familia. Somos la bandera que sale para poder ayudar a la familia. La realidad con la que salí y la que es ahora. Hay momentos que no hay luz, que no hay agua. La inseguridad. Muchos somos profesionales y queríamos tener una vida normal. Queremos tener una vida normal”.

Agregó.

Fue así que Raúl obtuvo trabajo como casero en una fábrica, en la zona de Malvinas Argentinas. Allí conoció a Sofía y desde entonces ambas parejas se hicieron casi inseparables. Acaso gracias a ese vínculo, Oliver hoy tiene quién lo cuide.

Pedido de ayuda, intento de estafa y búsqueda de justicia

Luego del accidente, los familiares del bebé se abstuvieron de pedir ayuda económica para poder solventar los gastos. Es que apenas se supo de la trágica noticia, un hombre intentó aprovecharse la situación y se hizo pasar como familiar para pedir dinero. Yuruari llegó a contactarse con él haciéndose pasar por otra persona y pudo corroborar que se trataba de un vil engaño. Sin embargo, la necesidad de pedir ayuda los sobrepasa y necesitan toda la colaboración que sea posible.

“Al inicio no estábamos pidiendo ayuda económica, sobretodo por la cantidad de gente que se estaba aprovechando de la situación. En Venezuela la situación es muy complicada Una leche para bebé cuesta 40 dólares. un pañal desechable cuesta tres dólares. necesitamos verificar si hay algo a nivel de banco que se le pueda abrir una cuenta bancaria o recolección de fondos o en nombre de la persona que estipulamos porque ahora sí es necesaria la ayuda económica. No para los traslados pero sí la manutención y la vamos a necesitar”.

Sostuvo.

Finalmente, Yuruari aprovechó para pedirle a la justicia argentina que resuelva lo que ocurrió en el trágico accidente. La familia cree que el conductor del Volkswagen es el responsable de las tres muertes y se debería actuar en consecuencia. Creen que no se le dio la correcta atención al hecho en sí mismo y simplemente piden que haya justicia.

“Las fotos son muy fuertes. Mi primo iba por su vía y esta persona les llegó. Suponemos que la persona que lo ocasionó, venía con tal velocidad hizo que mi primo perdiera el control y llegara al otro lado. Entonces necesitamos aclarar eso porque no se si a nivel de justicia pero queremos que la persona que se haga cargo porque mató a tres personas y dejó a un bebé sin sus papá y sin su abuela”.

Pidió.

La investigación quedó en manos de la fiscal Andrea Palacios, titular de la UFI 7 del Departamento Judicial de Zárate, quien calificó el caso como triple homicidio culposo.




 


Publicar un comentario