Murió Carlos Menem, el presidente que marcó una década




Carlos Saúl Menem, el hombre que más tiempo gobernó la Argentina de manera ininterrumpida, murió hoy a los 90 años. El expresidente falleció esta mañana en el Sanatorio Los Arcos, de Palermo.


Activo en política casi hasta el final, el expresidente había llegado a participar en las primeras reuniones virtuales del Senado a raíz de la pandemia de coronavirus, en su papel de representante de La Rioja, cargo que mantenía desde el 10 de diciembre de 2005. Pero una neumonía severa diagnosticada el 13 de junio, que se agravó por sus problemas diabetes, deterioró mucho su salud en las últimas semanas. Estuvo primero en el Instituto Argentino del Diagnóstico (IADT) y luego en el Sanatorio Los Arcos, de Palermo.


Según trascendió por fuentes oficiales, el expresidente será velado a partir de hoy en el Salón Azul del Senado de la Nación. La despedida incluirá un momento íntimo con sus familiares para luego permitir el ingreso de dirigentes, amigos y allegados hasta mañana, cuando se retiren sus restos para su inhumación.


Minutos después de haberse conocido la muerte de Menem, referentes de todos el arco político lo despidieron. Entre ellos, el presidente Alberto Fernández, quien decretó tres días de duelo nacional y expresó su "profundo pesar" por el fallecimiento del riojano.


"Siempre elegido en democracia, fue gobernador de La Rioja, Presidente de la Nación y Senador Nacional. En dictadura fue perseguido y encarcelado. Vaya todo mi cariño a Zulema, a Zulemita y a todos los que hoy lo lloran", escribió Fernández en su cuenta de Twitter para despedir al exmandatario.


Asimismo, Alberto Kohan, quien supo ser titular de la cartera de Salud durante sus gobiernos. "No voy a olvidar jamás los años que pasé con él", dijo, y destacó: "Se lo va recordar como uno de los grandes presidentes que tuvo la Argentina, con sus defectos y virtudes".


Nacido en Anillaco, La Rioja, el 2 de julio de 1930, hijo de inmigrantes sirios, Menem estudió abogacía en Córdoba (1949-1955) y desplegó desde muy joven una carrera política en el peronismo de su provincia. Llegó a presidirlo en 1963. La proscripción del justicialismo le impidió competir por cargos electivos en esa década. En 1973 ganó las elecciones locales y se convirtió en gobernador, cargo del que fue removido por la dictadura en 1976. Estuvo detenido buena parte de ese período.


Con el regreso de la democracia, en 1983, recuperó con una amplia mayoría de votos la gobernación de La Rioja y empezó a construir una carrera de dirigente nacional, apegado a una imagen de caudillo tradicional -sus largas patillas como símbolo- tamizada por su vinculación apasionada con el mundo de la farándula.


Contra todo pronóstico, derrotó a Antonio Cafiero en 1988 en la única elección interna del peronismo para definir un candidato presidencial. Al año siguiente fue elegido presidente frente al radical Eduardo Angeloz, con el 48% de los votos. Sus promesas eran "salariazo" y "revolución productiva". Asumió de forma anticipada el 8 de julio, en medio de una gravísima situación económica y social. Después de casi dos años caóticos de hiperinflación y desequilibrios, lanzó de la mano de Domingo Cavallo el plan de convertibilidad que signaría su gestión, uno de los períodos de mayor estabilidad de precios en la historia del país.



Publicar un comentario