CASO FERNANDO BÁEZ SOSA: Los acusados renunciaron a la posibilidad de ser juzgados por un jurado popular


Así lo informaron fuentes judiciales. Además, la defensa de los acusados pidió la nulidad del pedido de elevación a juicio hecho por el Ministerio Público Fiscal.

Hugo Tomei, defensor de Luciano Pertossi, Ciro Pertossi, Lucas Pertossi, Ayrton Viollaz; Máximo Thomsen; Enzo Comelli, Matías Benicelli y Blas Cinallilos, imputados y detenidos en una unidad penal desde hace poco más de un año, detalló que allí consultó a sus clientes y le pidieron que oficialice la renuncia a una sentencia que surja de un tribunal integrado por uurados.

"La decisión fue condicionada por la incuestionable y lapidaria condena social que se instaló como consecuencia de la construcción de sentido realizada a través de los medios masivos de comunicación, quienes dieron a conocer distintas constancias del expediente y realizar una intolerable saturación de las imágenes contenidas en distintos videos que integran el material probatorio, que hasta la fecha no les fueron exhibidos en el marco del proceso penal".

Expresó el letrado en la presentación que hizo en las últimas horas al juez de Garantías que interviene en la causa, David Mancinelli, con sede en Villa Gesell.

Como argumento de la decisión tomada describen que "la interpretación sesgada que se hizo de todas estas constancias del expediente a través de la maquinaria mediática determinó la instalación de un preconcepto negativo en perjuicio de los imputados".



Suma además algunas exposiciones públicas de la querella y señala en particular al abogado Fernando Burlando, al frente de la representación legal de la familia Báez Sosa. 

Lo acusan de "dichos cargados de violencia" que incluyeron "adjetivos tales como "cobardes", "asesinos", "hijos de puta" y "residuos escatológicos", para mencionar sólo algunos". "Agravios e insultos que comprendieron también a dos de los jóvenes cuyos sobreseimientos fueron solicitados por la acusación pública", acotó en referencia a Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi.

Además involucró al propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, que en ocasión de recibir a los familiares de la víctima "se fotografió junto a los mismos, sosteniendo un cartel en el que exhibía una fotografía de Fernando Báez Sosa y por debajo se apreciaba la expresión: "Justicia por Fernando, asesinado en Gesell"".

Tomei concluye que el marco político-social que enfrentan sus defendidos hace "casi imposible pensar en un juicio donde la decisión deba ser adoptada por ciudadanos que han sido objeto de una fuerza persuasiva de tal magnitud como la desplegada en los diferentes medios de comunicación". "La condena social resulta incuestionable", augura.



Publicar un comentario