MADARIAGA: Precintos, una barreta, una funda y una gorra son los elementos que vinculan a dos hermanos con el robo calificado

 

 

Mientras la fiscalía aguarda la resolución del juez a su pedido de detención, los dos hermanos aprehendidos anoche en allanamientos realizados por un robo calificado ocurrido en la noche del miércoles en Saavedra al 1300 durante este sábado debieron presentarse, vía remota, ante Walter Mercuri.

 

Distintos indicios llevaron a ellos. El robo calificado por la utilización de un arma de fuego con la que amedrentaron a una mujer para apoderarse de su teléfono celular Iphone 6S no les cerraba a los investigadores. Es que entrar con un arma de fuego, amenazar, dejar una barreta y precintos en el sitio dejó en evidencia que algo más buscaban.

 

A eso se le sumó la información de los vecinos. Varios vieron una moto con un hombre haciendo las veces de campana mientras esperaba al delincuente que entró a la vivienda. Cuando revisaron cámaras de la zona, una de ellas pudo captar el paso de los malvivientes al escapar.

 

Cada vez eran más los datos. El color de la moto, la manera de actuar, y el dejar la barreta allí llevó a los dueños de la casa a hablar una y otra vez hasta poder desentrañar un nexo con un empleado de la carnicería familiar que tiene un hermano recién salido del Penal de Dolores en junio último.

 

La mujer a la que amenazaron explicó que el ladrón mientras la encañonaba llevaba puesta una gorra con manchas de pintura. Un par de interconsultas a una localidad costera permitió ponerle nombre y apellido a ese pintor de día y delincuente de noche. Ya casi estaban seguros de a quienes debían buscar.

 

Con el paso de las horas el teléfono celular apareció en el jardín de una casa. Un parquero lo halló y se dio aviso a la policía. La zona del barrio ramón Carrillo era muy cercana a la vivienda de uno de los sospechosos.

 

El juez libró la orden de allanamiento y, como marca el Código Penal, se puede ejecutar con los primeros rayos de luz del día y hasta que el sol se oculte. Pero había un detalle más: si los dos individuos estaban trabajando era mejor esperar a la noche para dar los golpes y tenerlos a mano para aprehenderlos en caso de encontrar elementos que los vinculen al hecho.

 

Así fue que el magistrado permitió extender el plazo de manera excepcional hasta la medianoche y cerca de las 22:00 del viernes personal del GAD, la DDI y la comisaría local irrumpieron en Etchegaray y Arias y en 39 y 10.

 

En un lugar estaba la moto, y por eso se ordenó una aprehensión, y en el otro sitio la gorra manchada, los precintos y la funda del Iphone 6S, por lo que ordenó la otra demora. Ya todo encajaba en su sitio y el golpe tan anhelado por estos dos delincuentes para reducir, amenazar y apoderarse de dinero se desvanecía como agua en una mano.

Publicar un comentario