La historia de un nene que la Justicia quiere enviar a España con su padre, contra su voluntad


Una jueza ordenó que un nene de 7 años deberá irse a España a vivir con su papá, que es argentino, pero reside hace años en ese país, pese a que el menor manifestó en las dos entrevistas que mantuvo con la magistrada no querer hacerlo.
“Es algo que no podemos creer, uno piensa que la Justicia en estos casos escucha y toma en cuenta el pedido de los chicos, pero esta vez, a mi nieto nadie le prestó atención y lo que está en juego es su futuro”.

Explicó Diana Tedesco, abuela de N, el menor que actualmente vive con su mamá en Pilar.

La historia tomó estado público en las últimas horas, a partir de la decisión de la titular del Juzgado de Familia N°1, Mariana Valentini, quien definió un plazo de 15 días para que el niño viaje -tras una demanda que presentó su padre en el marco de un juicio por restitución que ya había sido resuelto a favor de la madre hace tres años. 

Por impulso de la familia de N, una campaña comenzó a gestarse en las redes sociales, en las actrices Anabel Cherubito, Dolores Fonzi y Jazmín Stuart, piden a la Justicia “Escuchar” al niño.

“Estamos desesperados- explicó la abuela-, el fallo es inaudito, la jueza no contempló los derechos del nene. La relación con el papá no es muy buena, nos preocupa su destino, él le dice por audios a su papá que su casa es acá y tampoco él lpresta atención al pedido”.

 En este sentido, Eloisa Raya de Vera, abogada de la familia confirmó que “el nene manifestó que elige estar en la Argentina y está triste con la decisión”.

En 2010, la familia del niño se mudó a Madrid, estaban recién casados y proyectaban formar una gran familia, que no pudo ser. En ese país, él consiguió trabajo como médico, pero la mamá de N no logró homologar su título de arquitecta. Tres años después, con el nacimiento del pibe, la pareja comenzó a quebrarse.

“Él llevaba adelante un tratamiento psiquiátrico por trastornos en la personalidad, la vida no fue fácil para mi hija y terminó todo en una separación”.

Recuerda Tedesco. Entonces, su hija decidió volver a Argentina.

¿Cuándo comenzó la disputa?

El litigio por la tenencia comenzó durante el divorcio, en España y fue en junio de 2018 cuando una jueza de primera instancia del Juzgado N° 22 de Madrid le otorgó a la madre la autorización y custodia del menor para volver a su país, aunque un año más tarde la misma justicia madrileña instó a la mujer a regresar a Madrid.

Según la familia, ese pedido fue porque la custodia fue otorgada en España, pero “mi hija allí no podía trabajar”.

Explica la abuela del menor. Frente a esto, la mujer presentó un recurso en Argentina en el juzgado N 1° de Pilar pidiendo que se prorrogue ese pedido donde le exigían regresar a España, pero la jueza Valentini no trató a tiempo este pedido de la madre y el padre inició un juicio por restitución. Ahora el nene deberá viajar, contra su voluntad.

“Desde que comenzó el juicio él no deja de decir que quiere quedarse en Argentina, Hay una visión tutelar de la Justicia que piensa que el niño no sabe lo que quiere y por eso tienen que decidir por él”.

Afirmó la abogada de la familia.

La letrada aseguró que, si la Cámara de Apelaciones de San Isidro confirma la sentencia, el niño se tiene que ir a España “a vivir con el padre, a quien no ve hace dos años y con quien no quiere hablar por teléfono desde hace un mes”.

En la apelación que presentó solicita la anulación de la medida que lo obliga a viajar a España, pero en caso de que la Cámara no dé lugar a la apelación recurrirán a la Suprema Corte bonaerense, “y no descartamos la posibilidad de recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”.

En un procedimiento muy doloroso, si las instancias futuras no escucharan el pedido del niño, este deberá quedar en custodia del juzgado cinco días antes de que llegue su padre de España, y de allí, será trasladado al aeropuerto por familiares del progenitor, quien estará esperándolo en tránsito en Ezeiza, ya que no quiere ingresar a la Argentina para evitar la cuarentena obligatoria por el coronavirus.

Publicar un comentario