Trabajador muere entre góndolas y lo esconden con paraguas para no cerrar el supermercado


Un trabajador de un supermercado de la ciudad de Recife, en Brasil, murió dentro del establecimiento, que para seguir funcionando tapó el cadáver con paraguas y cajas de cerveza para que puedan circular los clientes.

El caso ocurrió en un mercado del barrio de Torre, de Recife, capital del estado de Pernambuco, en el noreste de Brasil, el cuarto estado más afectado por las muertes del nuevo coronavirus.

Un representante de ventas llamado Moisés Santos, de 53 años, que no era empleado de la compañía, estaba trabajando entre las góndolas del supermercado ubicando productos de las marcas para las cuales trabajaba cuando falleció a causa de un infarto.


Los clientes siguieron comprando durante casi tres horas hasta que llegaron los integrantes del Instituto Médico Legal y divulgaron imágenes y comentarios de indignación en las redes sociales.
"Se podía ver el cadáver y entonces los clientes se fueron dando cuenta del suceso y salían del supermercado".

Contó Renato Barbosa, otro representante de ventas que trabaja dentro del establecimiento poniendo productos en las góndolas.

Según la empresa, se siguieron todos los protocolos durante el socorro y después del fallecimiento del hombre.


Publicar un comentario