Los dueños de Kentucky abren otra cadena de pizzerías


La pasión de los argentinos por las pizzas es indudable. Existen 6000 pizzerías y casas de empanadas en todo el país, de las cuales 4095 están en AMBA. Un total de 2826 están en el Gran Buenos Aires y 1269 están en CABA, asegura la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas (APPYCE). En la pandemia parece haber sido el sector de la gastronomía menos afectado, será por eso que la cadena norteamericana de pizzerías Sbarro desembarca en el país, de la mano de los dueños de la cadena Kentucky.

Fundada en 1956, en el barrio de Brooklyn, por los inmigrantes napolitanos Gennaro y Carmela Sbarro, se fue expandiendo y hoy cuenta con 600 locales en 26 países. Argentina era uno de los pocos mercados que le faltaban en América del Sur. Tiene presencia en Perú, Colombia, Brasil, Chile, Bolivia, Ecuador, Paraguay, en 2019 llegó a Uruguay y Costa Rica.

Los fans de Sbarro ya están listos para saborear su pizza y sus panes de ajo. Hace tres años que Desarrolladora Gastronómica obtuvo la licencia, pero fue postergando la apertura. Si bien otras cadenas de pizza internacionales fracasaron, esta marca supo elegir de la mano de quién llegar al país.

Desarrolladora Gastronómica, grupo liderado por Rafael Pereyra Aragón, es hoy quién más conoce el segmento de pizzerías en el país. Son dueños de la cadena Kentucky, accionistas de pizzería Güerrín y propietarios de Dandy, entre otras marcas gastronómicas.

La primera sucursal de Sbarro abrirá en abril o mayo en Corrientes al 1200, entre Libertad y Talcahuano, según adelantó el diario La Nación.  Desarrolladora Gastronómica asegura que abrirá 20 locales entre propios y franquiciados. Un crecimiento que dependerá de cómo sigue la pandemia en el país.

Gustavo Levinson, Secretario General de APPYCE, señaló a BAE Negocios: 

“La llegada de Pizza Hut y Domino’s al país fracasaron porque no pudieron adaptarse al gusto local de los consumidores. Lo mismo le ocurrió a la cadena Subway que llegó y le fue mal, se adaptó y volvió. Creo que Sbarro puede funcionar porque llega de la mano de los dueños de Kentucky, el más grande jugador local. Otra cosa es venir y probar suerte sin conocer el mercado”.
Domino’s desembarcó en los ’90 y cambió la forma de pedir pizza, pero no funcionó. Pizza Hut tuvo varios intentos, en 1983 y 1997, pero no hubo caso.

Si bien las pizzerías viven un momento complicado, como la gastronomía en general, son las que mejor pudieron sobrellevar la pandemia. La mayoría sólo estuvo cerrada hasta abril, para poder readaptarse a los protocolos necesarios y luego siguió con su delivery, luego sumó take away y ahora mesas en la vereda.
“Nos ayudó que la pizza y empanada son fáciles para el delivey, ya teníamos aceitado ese sistema, es un producto fácil de transportar y muy distintos a locales que sólo vivían del salón y tuvieron que contratar aplicaciones, repartidores, ajustar la facturación, la forma de cocción y hasta el packaging”.

Señaló Levinson de APPYCE. Si bien fue un sector que se ajustó rápidamente, no todos la pasaron bien.

La noche de las pizzerías

Una radiografía del sector muestra cómo sobrevivió a la pandemia. 

“De las 6000 pizzerías y casas de empanadas que tenemos en el país, hoy están cerradas un 15%. Pero no significa que el cierre sea definitivo, sólo un 6% no volverá a reabrir sus puertas en la Ciudad de Buenos Aires”.

Señaló el Secretario General de la asociación que reúne a los pizzeros y que se prepara para celebrar el 22 de septiembre, La noche de las pizzerías y las empanadas con promociones sólo limitadas al delivery y take away. Cuentan con un mapa interactivo de pizzerías que ofrece descuentos en 700 locales de venta de pizza y empanadas.

Publicar un comentario