Mar del Plata: Casi 200 trabajadores de salud se infectaron y la atención se resiente

 Por Gonzalo Gobbi

 

Al menos 190 trabajadores de la salud en Mar del Plata contrajeron coronavirus desde el inicio de la pandemia, aunque el 75% de los casos en el sector se registró en el último mes, escenario que condujo a que se vea resentida la atención médica en algunos establecimientos de salud.

 

Julio marcó un antes y un después en los registros. Se produjeron 771 contagios y fallecieron 22 personas. Hasta los primeros días del mes pasado eran 45 los trabajadores de salud que habían contraído la enfermedad, pero en el marco del brote y hasta los primeros días de agosto, otros 145 trabajadores sanitarios dieron positivo de Covid-19, según las estadísticas oficiales.

 

Hasta el mes pasado, el 35% de los casos de coronavirus en la ciudad se registraba entre trabajadores de salud, cuatro veces más que la media nacional.

 

Pese al incremento de los contagios en el sector, hoy el personal de salud representa casi 18% de los casos acumulados en Mar del Plata, cifra que ahora triplica la media nacional.

 

La baja porcentual, sin embargo, está fundamentada en la fuerte diseminación de los casos: el virus se propagó por al menos 60 lugares a una velocidad inusitada y aumentó el número de infectados sin nexo epidemiológico. Asimismo, 36 personas fallecieron en menos de un mes.

 

A nivel nacional, según estadísticas del Ministerio de Salud recientemente difundidas, el 7,2% del total de los casos registrados corresponde al personal del salud. El porcentaje se redujo también a raíz de la propagación de los contagios en múltiples sectores de la sociedad.

 

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en tanto, el promedio es alarmante. Según registros extraoficiales, hay cerca de 100 trabajadores de salud que se contagian por día.

 

En Mar del Plata, los registros oficiales dan cuenta de unos 190 trabajadores de salud infectados desde el inicio de la pandemia. Se estima que habría más casos, considerando las imprecisiones en algunos de los partes oficiales emitidos durante el último mes por el Municipio.

 

“Bajas” en el personal

 

Los casi 200 contagios entre el personal de salud de Mar del Plata tuvieron consecuencias directas. En primer lugar, buena parte de los infectados produjo que algunos de sus familiares y contactos estrechos también contrajeran la enfermedad y debieran ser aislados y asistidos.

 

En segundo lugar, ante la detección de cada caso, varios de sus compañeros de trabajo debieron ser aislados en forma preventiva, aunque no en todos los casos se hicieron hisopados.

 

Un (mal) ejemplo de esto último fue el Hospital Houssay, donde buena parte del personal de salud dio positivo de Covid-19, pero las autoridades de la institución decidieron hisopar sólo a aquellos trabajadores con síntomas. Algunos, sin embargo, decidieron “autoaislarse” en forma preventiva.

 

En tercer lugar, la sucesión de contagios llevó a que la atención se viese resentida en varios establecimientos, a raíz de los trabajadores infectados y de sus compañeros que debieron ser aislados. Las “bajas” se hicieron sentir.

 

En el Houssay el coronavirus se propagó de manera alarmante en el personal y durante semanas muchos no pudieron concurrir a trabajar. De a poco, en los últimos días, la mayoría fue reincorporándose, aunque algunos empleados siguen atravesando la enfermedad o bien permanecen aislados en forma precautoria.

 

En el Hospital Materno Infantil, en tanto, actualmente hay 24 profesionales de la salud de distintas áreas que debieron ser aislados, tanto por haber dado positivo de Covid en el hisopado como de manera preventiva.

 

En el último mes, sin embargo, llegó a haber un 30% del personal afectado sin poder concurrir al hospital a atender pacientes.

 

En el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), en tanto, desde el inicio de la pandemia 20 trabajadores de la salud dieron positivo de coronavirus, según informaron fuentes del nosocomio.

 

Actualmente, 25 profesionales del HIGA se encuentran aislados, de los cuales 11 están bajo tratamiento por coronavirus. Los demás fueron aislados en forma preventiva.

 

Buena parte de los casos positivos se dieron en el último mes y muchos debieron suspender la atención por hasta dos semanas, lo que implica demoras y “una reorganización de la atención médica”, comprendiendo que el recurso humano no abunda en el nosocomio.

 

Instituciones afectadas

 

Desde el inicio del brote, prácticamente todos los días las autoridades sanitarias locales detectaron casos de coronavirus en el personal de salud de varias instituciones.

 

El Hospital Houssay, que dio origen al brote, es el establecimiento que registra mayor cantidad de trabajadores de salud infectados.

 

Sin embargo, el virus afectó en el último mes también al personal de otras instituciones, entre ellas el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), el Materno Infantil, el hospital Houssay, el sanatorio Belgrano, el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA), el Hospital Español, la Clínica 25 de Mayo, la Clínica Psicopatología del Mar, el Centro Oftalmológico Mar del Plata, el Centro de Salud N°1, la UPA N° 13, PAMI, el Centro de Atención Primaria de Batán, un Centro de Estudio Digestivos y una decena de geriátricos.

 

En estos meses también se registraron casos de Covid-19 entre el personal de la Clínica Colón, la Clínica Pueyrredon, la Clínica del Niño y la Familia, el Hospital Privado de la Comunidad, la Clínica de Fractura y Ortopedia, el Instituto Radiológico, la empresa de ambulancias Samad y las firmas Dar Salud y Medihome, entre otras.

 

Pluriempleo, falta de insumos y descuidos

 

Buena parte del personal de salud se desempeña en más de un espacio de trabajo, característica que llevó en algunos casos a que el virus se trasladarse de una institución a otra, lo que se denomina “infección cruzada”.

 

El “pluriempleo” en salud no es nuevo y atraviesa hace años a buena parte de la actividad a nivel nacional, con médicos, enfermeras y personal administrativo que trabajan en una clínica u hospital y luego en otro establecimiento.

 

Desde la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) señalaron el riesgo que implica esta particularidad, pero al mismo tiempo advirtieron la falta de cuidados apropiados en algunas instituciones, como en el Hospital Houssay, donde como denunciaron varios profesionales del establecimiento, no se garantizaron los insumos básicos de protección fijados por protocolo.

 

En simultáneo, desde el gremio vienen sosteniendo hace ya un tiempo que “los trabajadores de salud y la gente en general habían bajado la guardia”, sobre todo en las semanas previas al brote de julio, cuando prácticamente no se detectaban casos en la ciudad.

 

El Ministerio de Salud bonaerense sostiene que, en el sector, la mayor parte de los contagios “se da en forma horizontal y no vertical” y advierten que el personal de salud “no se contagia mayoritariamente de los pacientes que ingresan enfermos”, sino que después, “cuando alguno se enferma, contagia en otros ámbitos cuando ya no están usando los equipos de protección personal”, lo que se conoce como transmisión horizontal”.

 

Una enfermera de una institución de salud que pidió preservar su identidad indicó que “antes del brote fueron menos estrictos los cuidados y se volvieron a ver grandes descuidos, dejando de lado los cuidados sanitarios”.

 

En la misma linea, preservando su identidad, un trabajador administrativo de una clínica privada ya recuperado de coronavirus advirtió que “la gente se confió cuando no había casos y hoy estamos como estamos; lo mismo pasó entre el personal de salud: hubo un relajamiento de los cuidados y el virus se propagó por todos lados”.


Fuente: La Capital

Publicar un comentario