MADARIAGA: Tras la batalla campal en el B. Norte los vecinos juntarán firmas y aseguran que están cansados de los ruidos molestos

 

Restos de las botellas arrojadas a patrulleros

Un problema que viene de arrastre desde hace años y que se ha profundizado en el último tiempo: una casa de la calle Saavedra casi Caseros se ha transformado en un problema para todos los que viven por la zona. Con música alta, ruidos de escapes de motos y juntadas se reiteran los reclamos vecinales.

 

Lo de anoche fue la gota que rebalsó el vaso para ellos. Un festejo que arrancó a las 18 horas se extendió hasta las 6 de la mañana del sábado y culminó con un enfrentamiento con policías que, al verse ampliamente superados en su capacidad numérica, debieron avanzar varias veces para conseguir aprehender a 3 personas de las más de 30 que había en el lugar.

 

Central de Noticias Madariaga estuvo en el lugar y habló con los afectados en esta mañana de sábado. Fuimos después de recibir los videos que fueron grabados y mostraron el momento más candente con balas de goma y botellazos.

 

Todos están aterrorizados, tristes y envalentonados en que lo ocurrido anoche puede servir para ponerle un alto a este accionar. “Nos unimos, vamos a juntar firmas y las vamos a llevar a las autoridades” nos indicó W.

 

“Esto o lo manejan las autoridades o va a terminar en tragedia”, dijo otro de los afectados en una clara referencia a que el hartazgo los supera.

 

“El barrio es hermoso, somos todos trabajadores pero esta gente no tiene límites ni horarios. Molestan a toda hora y amenazan”, nos indica un tercero que con su familia decidió vivir más adentro de su casa que salir a la vereda.

 Esto o lo manejan las autoridades o va a terminar en tragedia

Todos los días, a toda hora música alta

 

El reclamo es unánime. El volumen, los ruidos, los gritos y, si te quejás, llegan las amenazas. Ese combo hace que el lugar se vuelva inseguro.

 

“Le pedimos bien que bajen la música y se enojan. Llamás a la policía y te amenazan. Ni bien llega la patrulla la suben más y nos hacen vibrar las paredes”, aseguran.

 

Botellazos, piedrazos y golpes a las patrullas. Eran 7 uniformados en el momento más candente contra muchos otros más que no les tenían miedo. Las postas de goma fueron más un bálsamo que una acción para amedrentarlos.

 

Esta mañana las autoridades se reunieron para ver que hacer. El GAD no estuvo anoche en la ciudad con su avanzada de fin de semana que se anunció en días anteriores y en el tercio de guarda había casi unos 20 efectivos disponibles. Ni siquiera ellos hubieran alcanzado para frenar a los que estaban en ese lugar.

 

“Vamos a juntar las firmas porque estamos re cansados. Tenemos miedo por nuestros bienes y nuestras familias. Queremos una respuesta porque esto va a terminar en tragedia”, lanzaron los 4 participantes de la charla.

Publicar un comentario