Nueva modalidad del “Cuento del Tío” hace estragos y permite a estafadores sacar créditos de relevancia

Ya no sólo importan los llamados telefónicos ni las idas al cajero para seguir los pasos que te indica una voz del otro lado de la línea. Ahora los estafadores se animan a más, inventan nuevas facetas, actúan y suman al WhatsApp como aliado.

Te vamos a contar lo sucedido en Lezama y en La Plata. Las historias son similares y, seguramente, fueron perpetradas por el mismo grupo de delincuentes.

En el primero de los casos entablaron contacto con la víctima –que paradójicamente trabaja en el Banco Provincia de Buenos Aires- a través del mensajero instantáneo y comenzaron a intercambiar datos sobre un posible problema en el sistema BIP (Banca Internet Provincia) que se usa para hacer las gestiones de la cuenta a través de internet.

Siempre con el logo de la entidad, usando el nombre de un departamento técnico que aparentemente existe, se fueron ganando su confianza. Hablaron de un blanqueo de claves para hacer una prueba, le prometieron enviar una clave de Home Banking para hacer una prueba y, de hecho, le llegó un link a su celular para hacer el cambio.

En el primero de los links que le enviaron, el sistema “phishing” ya había hecho efecto porque lo llevó a un sitio en donde puso su clave anterior y la que solicitaba que fuera la nueva. Al presionar enviar los estafadores ya la tenían y automáticamente entraron a su cuenta e hicieron los cambios pertinentes para apoderarse de ella.

La víctima intentó cambiar su clave varias veces. No lo logró y llamó al número de teléfono de WhatsApp del cual lo contactaban. Siempre la excusa era la misma: “Error de sistema”, “lo estamos comprobando” y “vuelva a intentar en un rato o mañana”.

Los días fueron pasando y el miércoles último la víctima fue al cajero y al entrar a su cuenta se percató del rojo existente. Le habían retirado unos 400.000 pesos que tenía de ahorros y le tramitaron un crédito de obtención automática de la entidad por unos 800.000 pesos.

El segundo caso que relataremos tiene como víctima a la docente jubilada dela escuela Normal 1 de La Plata Claudia Guillorme.

Lo de ella comenzó en la red social Facebook. Por ese canal ingresó a un link para tramitar un turno que le permitiera ir al Banco Provincia en plena cuarentena. A las horas un mensaje de un contacto en Facebook con logo del banco comenzó a chatear con ella. Le pasó unos links para ingrese a un sitio aparentemente oficial e hizo que se registre como nueva usuaria cargando una cantidad de datos en un portal que era ficticio.

A los días le bloquearon la tarjeta, le sacaron un crédito por 450.000 pesos y pidieron un adelanto de sueldo al banco por 15.000 pesos.

Publicar un comentario