Los viajes en Corona-Taxis y Corona-Combis que preocupan a la región

Desde hace semanas un informe de Central de Noticias Madariaga puso en evidencia que en no más de 10 minutos se puede conseguir un auto que te lleve a La Costa. No importa el permiso porque se puede tramitar, lo más importante es tener el dinero necesario porque el costo por persona arranca en 4.500 y trepa hasta los 12.000 por persona; según el chofer que se escoja.

Todos tienen varios viajes encima, conocen la región y se mueven como conocedores. Si hay un problema en el retén de Pinamar, de Madariaga o de Villa Gesell hay alternativas. El dejarte unos metros o kilómetros antes y que entres caminando a la ciudad es una de ellas.

La ruta 56 corre a la par del ejido urbano de Madariaga y se puede ingresar por cualquiera de las calles de número impar que desembocan a la ruta; salvo la 25 en donde hay una casilla policial.

Pinamar y Gesell tienen la ruta 11 que marca su límite y algo similar ocurre con el agravante que para caminar hay que atravesar un médano y llenarse algo de arena.

Aquellos que tengan domicilio en esos distritos pueden animarse a más e intentar atravesar con los controles con alguna excusa.

También hay alternativas: pueden bajarse en algún hipermercado de la Ruta 11 o quedarse en una de las estaciones de servicio de la 56 o la 74 y aguardar allí un auto de alquiler local o algún conocido que los vaya a buscar.

Las trampas están para todos y poco pueden hacer los miembros de seguridad apostados en los controles dado que carecen de personal.

Mar del Plata es algo más complejo. Los controles están, son reiterativos y se utilizan las zonas de Vivoratá o Santa Clara para verificar documentación. Si se logran atravesar más adelante pueden reiterarse en Champagnat o en Camet y las distancias para llegar al centro son muy grandes como para hacerlo caminando.

El viernes atraparon una Corona-Combi con cuatro personas (entre ellas un menor de edad) viajaban dentro del utilitario. Iban en asientos ubicados entre cajas y bolsas de consorcio. El chofer cobraba 10.000 por cada uno por llevarlos.

Una camioneta similar está registrada en fotos en el ingreso a Villa Gesell haciendo traslados y hasta con casa rodante.
Los pasajeros tenían domicilio en Mar del Plata pero no eran familiares entre sí y tras la detención del vehículo deberán cumplir los 14 días de aislamiento obligatorios para todas las personas que llegan de una zona de transmisión comunitaria a Covid-19.

El vehículo quedó retenido por personal de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y su conductor fue demorado, en un operativo que se hizo en conjunto con efectivos policiales de vialidad de Vidal.


Aquí lo que prima es la irresponsabilidad por sobre las medidas de prevención ya que para las autoridades es difícil poder controlar a todos los vehículos que salen a la ruta.

Publicar un comentario