MAR DEL PLATA: Otro detenido por el brutal crimen de la estudiante de psicología

A Jordana Belén Rivero, estudiante de psicología de 28 años, la tiraron desde el balcón del departamento del 7° piso que alquilaba en un edificio de Mar del Plata. Su muerte fue horrible: la golpearon y estrangularon con un pantalón hasta dejarla inconsciente. Luego, la lanzaron al vacío.

Aquel 2 de marzo que se descubrió el crimen, cuando aún no había cuarentena por coronavirus, la Policía detuvo en el revuelto departamento de la víctima a un hombre de 50 años al que acusó del femicidio.

115 días después del crimen de Jordana, el arresto de un nuevo involucrado en el homicidio derivó en detalles estremecedores de sus últimas horas con vida. También se supo que hay otros dos involucrados en el asesinato, que son buscados, y que todo ocurrió en el marco de un robo.

2 de marzo:

La caída del cuerpo de Jordana ocurrió el lunes 2 de marzo a las 7 de la mañana en Salta, entre avenida Luro y 25 de Mayo, en el centro de Mar del Plata. Inconsciente, dio contra una losa que sobresale desde el entrepiso, sobre la entrada al edificio.

Cuando la Policía llego al departamento, la puerta estaba cerrada y debió derribarla para poder ingresar. Adentro se encontraron con Bernardo Baraj (50) y el primer detenido por el femicidio.

Se lo acusó de golpear y estrangular a Jordana, y luego tirarla por el balcón. Pero el caso no se cerró allí: había más implicados y un robo a la víctima.

Eso se conoció este jueves, cuando se informó de la detención de un cómplice de Baraj.
La noche que conoció a Baraj:

Antes de llegar a su casa y ser asesinada, Jordana había ido al bingo de Bolivar y Entre Ríos, en el centro de Mar del Plata.

En la sala de apuestas, se reencontró con Baraj, al que había conocido la noche anterior. Cuando el lugar cerró, ambos partieron para el departamento de la estudiante. Pero no fueron solos.

Testimonios de vecinos, y luego de las cámaras de seguridad, revelaron que con ellos iba una mujer. Y que, camino al edificio, a unas 15 calles desde el bingo, se sumaron al grupo dos hombres.
Estos datos los investigadores los mantuvieron en reserva para no entorpecer la búsqueda de los sospechosos. Uno de ellos fue identificado como Hernán David Villaverde, de 32 años y fue detenido en una casa de Perú al 2500.

A Villaverde lo acusan de haber asaltado a Jordana horas antes de ser asesinada y arrojada al vacío por Baraj.

La mujer que estuvo con ellos esa noche fue identificada como Paola Rojas, de 38 años: la están buscando. La Policía no la encontró en los dos domicilios que allanó en el partido bonaerense de San Martín y en el barrio porteño de Caballito.

Rojas era pareja de Baraj. Ella, Villaverde y otro hombre, que aún no pudo ser identificado, asaltaron a Jordana: le robaron las tarjetas de débito y la obligaron a decir cuáles eran las claves para extraer dinero.

Con las tarjetas, los dos hombres y la mujer se fueron a recorrer cajeros automáticos. A Baraj lo dejaron encerrado junto a la víctima.

Por eso no pudo escapar. A las 7 de la mañana, los gritos, y luego un estruendo, hicieron que los vecinos llamaran a la Policía: la comisaría 1° está a dos cuadras del departamento donde vivía Jordana.

Rojas, Villaverde y el tercer hombre no consiguieron extraer dinero de las cuentas de Jordana y regresaron al departamento. Pero, al llegar, la Policía ya estaba en el lugar: Baraj la había arrojado desde el 7° piso, estaba detenido y, entonces, se fugaron.

Baraj, con antecedentes violentos:

En Ushuaia, en 2017, un chico de 15 años corrió a Baraj de su casa con un cuchillo: le dio dos puntazos para defender a su mamá, que estaba en pareja con la mujer, la estaba agrediendo.

Hasta el momento, el hombre se negó a declarar por el femicidio de Jordana y permanece detenido con prisión preventiva.

El fiscal de la UFI 1, Fernando Castro, le imputa a Baraj el homicidio agravado por mediar violencia de un hombre contra una mujer: femicidio.

La autopsia determinó que Jordana había sido "brutalmente golpeada y estrangulada" con "un pantalón anudado al cuello", antes de que la tiraran al vacío, y que presentaba "signos de defensa en sus brazos y escoriaciones en el rostro".

En tanto, Villaverde, el nuevo detenido, será indagado este viernes por el delito de "robo agravado por su comisión en poblado y en banda, y privación ilegítima de la libertad agravada por haberse cometido con violencia".

Publicar un comentario