MADARIAGA: Comercios pugnan por no cerrar entre alquileres e impuestos


La reapertura paulatina comienza a acarrerar, por arrastre, distintos problemas para hacer frente al pago de tasas, impuestos y alquileres.

Con facturas de luz o de gas con cuentas comparativas con igual mes del año anterior y con la temática “pague y después reclame” muchos se encontraron con impuestos y lecturas que no se condicen con la realidad. Estuvieron un mes cerrados pero lo medidores –que no fueron leídos-parece que hubieran girado como si todo estuviese normal.

Hay temor e incertidumbre. Los comerciantes piden no ser identificados, pero hay al menos 5 de las calles más comerciales que planean no continuar.  Es que no hay crédito a tasa cero o asistencia que pueda llevarlos a pedir una asistencia para luego tener que devolverla.

Hay puestos de trabajo en riesgo y uno de los factores trascendentales es la negociación de alquileres. Muchos pueden llegar a tener contacto con el propietario y piden cuotas o rebajas, pero otros deben lidiar con un contrato pre-acordado que no permite un cambio.

Situaciones disímiles en un contexto inesperado y con pocas buenas perspectivas.

Habrá reuniones en el municipio en horas para avanzar en nuevos protocolos para uno de los sectores más golpeados: el gastronómico. Sin embargo, el esfuerzo puede quedar en nada y supeditados a los anuncios presidenciales previstos para estar tarde.

Deudas, desempleo y pérdidas es el siguiente paso de los que parece dejar esta cuarentena.

Publicar un comentario