Home Ads Home Ads

DOLORES:Escándalo en un juicio, disturbios y amenazas a los jueces





José, Claudio y Laura Ginepro estaban siendo juzgados en Dolores cuando, durante un cuarto intermedio, comenzaron a tirar los muebles de la sala y amenazar de muerte a jueces y testigos.

Imputados provocaron ayer un escándalo durante el juicio que se les realizaba en esta ciudad: destrozaron la sala de audiencias y amenazaron a los jueces.

José Agustín Ginepro y sus hijos Claudio y Laura, comenzaron una batahola en las instalaciones del Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Dolores, durante la cual tiraron escritorios, rompieron vidrios y amenazaron de muerte a testigos y a los miembros del tribunal que los estaba juzgando.

Los tres integrantes de la familia, conocidos en Villa Gesell por sus frondosos antecedentes, estaba siendo juzgados desde el sábado por privación ilegal de la libertad y abuso sexual agravado, en un juicio con numerosos testigos que estaba previsto se desarrollara durante todo el fin de semana largo de Carnaval.

Varios de esos testigos habían recibido intimidaciones y amenazas y, por ello, en un momento dado del desarrollo de la jornada, el tribunal decidió que debían retirarse los imputados para poder tomarle testimonio a una persona citada para tal fin. En momentos en que se había producido un cuarto intermedio y los jueces Carlos Colombo, Eduardo Campos Campos y Claudia Castro estaban en una habitación contigua, comenzaron a insultar y amenazar a los jueces. De los insultos pasaron a la acción y empezaron a tirar los muebles de la sala y a romper a puñetazos los vidrios de los escritorios.

Ante el griterío, los jueces volvieron al lugar y uno de los magistrados se encontró a menos de un metro de unos de los imputados que, gritando enardecidamente, intentaba agredirlo, lo que fue evitado por la intervención de un efectivo de la custodia.

También proferían amenazas y gritos contra los testigos, que se encontraban en una dependencia muy cercana, desde la que también pudieron escuchar claramente el escándalo producido en la sala de audiencias en la que, en ese momento, no estaban más que los imputados, sus abogados defensores y el personal del Servicio Penitenciario encargado del traslado de detenidos. Estos últimos fueron los encargados de reducirlos y evitar que se pudiera herir a alguien.

A raíz de los incidentes, el juicio que debía continuar lunes y martes fue suspendido y se formó una nueva causa por lo sucedido el domingo. El fiscal Juan Manuel Dávila tomará declaración indagatoria a los tres involucrados durante el lunes y se estima que en las próximas horas el tribunal decida excusarse, por lo que el proceso deberá continuar a cargo de otros jueces.

En Tribunales, nadie salía de su asombro ante tamaño escándalo que no tiene precedentes en la historia de la justicia local. “He visto discusiones, algún grito, pero nunca una cosa así”, narró a La Capital uno de los participantes de la escena.

Foto: C.O.L. Criterio On Line.-FUENTE c.o.l
Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo