Pinamar: con un 70% de ocupación y precios en dólares, surge una nueva alternativa para alquilar



Hay una dinámica que cambió entre quienes llegan a la Costa Atlántica para recibir el Año Nuevo: buscan vacaciones más cortas; recorren carteles de alquiler y comparan precios; especulan con la reserva y, en muchos casos, prefieren decidir el destino en el momento. En Pinamar, el ojo del sector inmobiliario y hotelero está puesto en el nivel de ocupación que hay para la primera quincena de enero, el cual mermó durante buena parte de diciembre y repuntó recién en los últimos días. El promedio general de plazas turísticas para este inicio de temporada es del 70% en toda la ciudad.


"El año pasado, para este momento, estábamos por arriba del 80% de ocupación. El anteaño estábamos al 100%, una ocupación absoluta. Nunca recordé un Pinamar con tanta gente. Por lo que vengo escuchando la situación no ocurre solo acá, también en los diferentes destinos turísticos del país", cuenta Mariano Damiani, martillero y dueño de una inmobiliaria que lleva su nombre.


Explica que el nivel de reservas hasta noviembre era bueno. Luego, con la llegada de diciembre –con el cambio de Gobierno y los anuncios económicos– las concreciones se ralentizaron. Ahí se encendió una alarma en el rubro de turismo de la que no escapó Pinamar.


Desde el Observatorio Turístico y Económico del Partido de Pinamar informaron que el promedio general de reservas de plazas turísticas para este enero alcanza el 70% en toda la ciudad y el 80% en Cariló. El año anterior para esta misma fecha las reservas ascendían al 77% en todo el partido.


En este partido hay 380.000 plazas totales, de las cuales 25.000 son plazas hoteleras habilitadas; el resto se comprende entre casas y departamentos en alquiler.


“La ocupación que tenemos, en líneas generales, está entre un 65% y un 70% para esta primera quincena. Quizás está un poco mejor para la segunda de enero, pero para la primera todavía hay disponibilidad. Yo creo que la pandemia ha dejado una vara muy alta con respecto a las temporadas anteriores. Esta pretemporada está costando un poco más cerrar operaciones", detalla Damiani.


Un dato no menor para explicar esta baja en la demanda: los alquileres aquí se cierran en dólares. Damiani comenta que desde julio vienen cerrando ofertas con valores que resguardan a los propietarios ante un "panorama incierto".


Las casas con tres dormitorios en zonas residenciales, por ejemplo, están en el orden de los 2.500 dólares la quincena. Según esta inmobiliaria, un departamento de dos ambientes ronda los 800 o 850 dólares la quincena.


"Yo creo que lo que queda disponible va a tener que bajar en precios porque cuando no hay tanta demanda se tienen que bajar los valores para que se pueda negociar. Los propietarios, entre no alquilar y bajar un poco, prefieren bajar un poco", destaca.


Eugenio Hoffmann, propietario de otra inmobiliaria, coincide en los porcentajes de ocupación que hay por el momento. Dice que para la segunda quincena se completó en un 80%.


"La primera quincena a veces es un poco más lenta y quedó más o menos un 30% de disponibilidad. Esto, de alguna forma, quedó un poco quieto en este último tiempo. Empezaron consultas más de semana, que a nivel inmobiliario no son posible canalizarlas porque nadie alquila por menos de 15 días. Son consultas más para apart hotel, básicamente personas que están buscando semanas con presupuestos no muy altos", señala Hoffmann.


El titular de Eugenio Hoffmann Propiedades asegura que existe una incertidumbre que se venía palpando. "Pero yo creo que también cuando se producen procesos electorales hay un cierto momento en el cual la gente quizás se detiene por temores, y después están pendientes de ver qué cambios hay a nivel económico".


"Dadas todas las medidas –que son muchas– la gente las está recién asimilando. Eso ha influido en que muchos tomaron una actitud de cautela y creo que se lleva al plano inmobiliario y también hotelero. Creo que va a ser una temporada sin duda de menos gente y de un consumo más prudente", agrega.


Hoffmann adelanta que hay propietarios que seguramente acepten alguna contraoferta y otros optarán por venir a ocupar sus propiedades o, en todo caso, por prestarlas. Como esta temporada resurgió un rebusque de otra época: recorrer los lugares de veraneo en busca de carteles de alquiler.


"Creo que muchos dueños dijeron: 'Tendremos que quedarnos nosotros o ir nosotros a Pinamar'. Digamos que ya con el porcentaje que tienen alquilado en algunos casos les da para pagar los gastos de mantenimiento de todo el año, que no son bajos en Pinamar. El que alquiló en algún período ya se siente medianamente tranquilo. Creo que es un año de reacomodamiento y que la temporada siguiente será diferente a esta", añade.

Detalla que un departamento de dos ambientes en zona céntrica para alquilar en enero promedia, por quincena, los 700 dólares. Maneja el mismo precio que Damiani en las casas de tres dormitorios con dos baños.


Por otro lado, el sector hotelero también advierte que el cierre de operaciones se convirtió en uno de los problemas de la pre-temporada.


"Se nos habían ralentizado las consultas. Y ahora, parece, que hay un poco más de consulta y más de concreciones. Se tienen que acomodar los precios. Los años electorales no ayudan a vender más, hay más incertidumbre", indica Juan Ignacio Serra, titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Pinamar.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo