La vincularon con Máximo Thomsen y asegura que habló por teléfono con Lucas Pertossi: “Me duele verlos presos”


Melisa López Marengo no vive en Zárate ni tiene relación alguna con los ocho condenados en primera instancia por el crimen de Fernando Báez Sosa. Sin embargo, en el último tiempo leyó el expediente completo y decidió escribir sobre el caso para defender a los jóvenes.


Desde su blog “La voz de la cabeza”, la estudiante de Medicina publicó varios artículos en el que cita testimonios y varias partes de la causa con el objetivo de demostrar que la condena hacia los rugbiers “es excesiva”.


Todo lo que digo o hago es porque creo que puede llevar a un bien, no por maldad. Me gusta ayudar y quiero ser útil, si soy crítica y ácida es porque creo que alguien puede pensar algo bueno de lo que yo digo, por más que al principio no le caiga tan bien”, explicó.


López Marengo fue señalada hace más de un año como la novia de Máximo Thomsen, uno de los ocho condenados por el crimen de Fernando, ocurrido en Villa Gesell durante la madrugada del 18 de enero de 2020.



Ella, tras negar el vínculo, utilizó sus redes para continuar su defensa hacia los oriundos de Zárate. “La gente violenta no quería justicia, quería más violencia, por eso ahora no están conformes con la condena porque quieren que sufran los pibes y sus familias”, reflexionó en aquel entonces.


En los últimos días, volvió a publicar un artículo en su blog que tituló: “Mitos sobre el caso de Fernando Báez Sosa”. La cordobesa expresó: “Me llamó Lucas Pertossi, hablamos como una hora. Él me dice que no quieren salir en la tele. Sus familias tampoco. Antes me dijeron que yo era el gato de Thomsen porque lo defendía en los comentarios”.


¿Por qué decidiste defender a los condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa?


—Desde el primer día me pareció que los rugbiers eran iguales que Fernando y sus amigos, y todos ellos son responsables por lo que pasó. Lo sostengo hasta el día de hoy.


La Justicia condenó en primera instancia a los ocho por el asesinato.


—No tengo pruebas, pero estoy convencida de que ellos no tenían intención de matar a nadie.Simplemente siguieron la pelea afuera.


¿Qué relación tenés con los ocho jóvenes?



—Ninguna, nada, no los conozco ni a ellos ni a sus familias, ni a nadie que los conozca.



¿En un momento te señalaron como la novia de Máximo Thomsen?


—La gente se burlaba de mí porque los defendía en comentarios en las redes, pero creo que es por un ida y vuelta que tuve con un periodista después de la sentencia.


¿Nunca hablaste con alguno de ellos?


—Alguien me llamó una vez y me dijo que era Lucas Pertossi. Hablamos un rato largo y le creí. Me dijo que ningún familiar de ellos se iba a contactar nunca conmigo. En ese momento yo había expuesto que un tiempo antes me estuvo hablando gente que decía ser familiar de los rugbiers.


¿Cómo supiste que era Lucas Pertossi?


—El llamado vino de la cárcel. Y si bien en ningún momento me dijo “soy uno de los rugbiers”, después la conversación continuó y él me quiso dar un ejemplo, y mencionó una frase similar a esta ‘Mirá, si vos me decís Lucas esto y aquello, yo te voy a entender’, algo así. Y ahí me di cuenta de que hablaba con él.


¿Y de qué hablaron?


—Charlamos bastante. En ese momento estaban las noticias de que Thomsen se quería suicidar y que ellos se peleaban. Él me dejó tranquila de que nadie se había querido matar, nadie se había peleado con nadie y nadie tomaba medicación ni ninguno estaba bajo tratamiento psiquiátrico.


¿Qué le dijiste vos?


—Le pregunté por qué no salían en los medios para defenderse, para dejar tranquila a la gente, para por lo menos decir ‘nosotros no queríamos matar a nadie, ni festejamos, fue un desenlace que nunca imaginábamos’. Es muy extraño para mí por qué ellos no hablan con los medios.


¿Y vos por qué creés que no hablan o no dan entrevistas?


—No sé. Jamás se preocuparon mucho en desmentir las cosas. Sería bueno de parte de ellos hablar con la gente que los insulta y los odia y explicarles quiénes son y qué pasó.


Vos viste las imágenes y todo lo que ocurrió aquella madrugada. ¿Sentís empatía por ellos?


—Sí, totalmente, porque me duele en el corazón verlos presos. Me entristece mucho. Pienso en el contexto de ellos, de vacaciones felices y divertidos, el viaje soñado estaban haciendo... Y sin embargo estaban cometiendo esos errores que estoy segura son carencias de ellos, propias de la edad que tenían.


¿Entendés a la sociedad cuando dice que los ocho son asesinos?


—Creo que sí, que está bien que digan que son ocho asesinos. Murió un joven y ellos están presos por homicidio. Lo que yo digo es que es un homicidio en riña y no un homicidio agravado.


¿Qué análisis hacés de las condenas que recibieron? ¿Creés que Casación lo va a revertir?


—Creo que sí van a revertir todas las condenas y me gustaría que fuera la condena acorde a lo que sabemos que pasó. A lo que vemos que pasó. A lo que podemos probar que pasó. Repito: creo que es un homicidio en riña.


¿Te contactaron los padres de los chicos alguna vez? ¿Hablaste con alguien de tu entorno?


—Vi a alguno de ellos pasar por mis historias de instagram alguna vez pero nunca me hablaron. Apenas fue la sentencia hice una petición en change.org y muchos de ellos la firmaron, pero ninguno jamás me habló.


¿Qué repercusiones tenés en las redes cada vez que subís un artículo? ¿Te insultan mucho?


—En las redes la verdad que a veces censuro los comentarios porque sí me insultan. Y mucho. Me han amenazado varias veces también. Pero bueno, todo lo que dije anteriormente de la bronca de la gente termina recayendo en mí.


Después de haber analizado la causa y leído el expediente, ¿cómo definirías a los condenados?


—Te digo: yo tengo 36 años, no tengo hijos, para mí ver a chicos de la edad de ellos de vacaciones es verme a mí hace 20 años haciendo exactamente lo mismo. Nunca tuve un problema de violencia pero yo tampoco hablaba si veía.


¿Cómo viviste el hecho de que te vincularan con Thomsen?


No es cómodo que te vinculen románticamente con un desconocido. Uno no quiere herir al otro pero también quiere desvincularse del rumor. Creo que cuando pasan esos rumores es bueno que las dos partes se hagan cargo, pero en nuestro caso estaba sola para dar o no la cara. Y decidí salir a desmentirlo.


¿Qué le dirías a la familia de Fernando Báez Sosa?


—Que hago lo que no hicieron los padres de los rugbiers. Y les diría que me disculpen si algunos de mis escritos los ofendieron, que no fue para nada mi intención hacerlo. Que lo siento mucho por Fernando y les explicaría que si “defiendo” a los rugbiers es porque creo que merecen una segunda oportunidad.


¿Y a Silvino y Graciela puntualmente?


—Que los admiro por su lucha incansable y que ojalá Dios los consuele y les contemple su dolor para poder hacer de él algo lindo. Les mando fuerzas para seguir adelante y me pongo a disposición de ellos.


Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo