Murió ahogado un bebé de 1 añito que se tiró al río para rescatar su pelota



La noticia que desconsuela a los habitantes de la localidad santiagueña de La Banda tiene que ver con el fallecimiento de un nene de 1 año y 7 meses, quien murió ahogado en el intento de rescatar su pelota que se había caído a un canal.

El hecho ocurrió alrededor de las 8 de la mañana, cuando el pequeño de casi dos años de edad se encontraba jugando en las adyacencias de su hogar, perteneciente al barrio La Isla. Allí se encuentra un cauce donde corre un río y en donde se produjo el fatal desenlace.

En un descuido, la madre perdió de vista a su hijo cuando el pequeño caminó hacia el arroyo para buscar su juguete. En ese intento, y mientras los efectivos policiales intentan determinar con exactitud lo que pasó, el niño se tiró al agua y de allí no pudo salir.

La propia madre fue quien describió la secuencia en la que un chico de 28 años se arrojó al cauce para rescatar al pequeño. Sin embargo, en el intento de salvamento el menor aún tenía signos vitales.

Tal es así que los agentes de la División Prevención Nº4 intentaron reanimar al pequeño que se había ahogado a través de maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) con el propósito de devolver a la vida al niño. Sin embargo, el panorama no resultó favorable por el agravamiento del cuadro de salud del nene.



En ese contexto, el nene de casi dos años de edad fue trasladado de urgencia al Centro Integral de Salud Banda. No obstante, responsables del sanatorio local detallaron que a partir de la atención de los especialistas, el panorama era desalentador y el niño finalmente murió.

“En el hospital, el menor fue atendido por una pediatra procediendo la internación con pronóstico reservado; pero minutos después de las 9:50 se nos informó que había dejado de existir”, agregaron desde el centro integral indicando el desafortunado parte médico.

Vale mencionar que la fiscalía de la región, con Cecilia Pacheco a la cabeza, pidió examinar el cuerpo del niño bajo la correspondiente autopsia para determinar los pormenores del caso, mientras que a la División Criminalística se le pidió la toma de fotografías con el propósito de examinar el lugar del fatídico suceso.