Pidió una tarjeta prestada y llegó a Doha pocas horas antes de la final: “No tengo entrada”



Giuliana Sadi envió su primer audio de WhatsApp en el Aeropuerto Internacional de Adís Abeba Bole, en Etiopía, a punto de emprender un nuevo tramo del viaje que nació en Buenos Aires y culminó este domingo a las 7.30 en Doha (hora local).

 

En esa grabación, la argentina de 26 años exhibe desde su segunda escala la ansiedad, excitación y emoción que le provoca saber que llegará por segunda vez a Qatar, sin entrada y sin pasaje de vuelta, con el único objetivo de alentar a la Selección.

 

“Me fui de Buenos Aires el 15 de noviembre y llegué el 17 a Doha. Fui a todos los partidos, hasta que me di cuenta de que se me iba a pasar el Mundial sin festejar un partido con mi mamá. Mi hermana me extrañaba mucho y quería volver”, explicó a TN.

 

Sadi, de 26 años, tomó un vuelo de Aerolíneas Argentinas el lunes 12 de diciembre y arribó durante la mañana del martes a Lomas de Zamora. Allí, en compañía de su hermana y su mamá vivió el triunfo ante Croacia y la la clasificación a la final

 


“El pasaje para volver me salió US$1200, me prestó la tarjeta un amigo, y el dinero se lo tengo que devolver el mes que viene”, explicó la dueña de un salón de belleza que lleva su apellido.

 

“Festejé con mi mamá y mi hermana en Lomas de Zamora. También con mis clientas en la plaza, pero ahí mismo pensé en volver a Qatar. Ahora para venir saqué un pasaje con Ethiopian Airlines. Salió de Buenos Aires, luego una escala técnica en San Pablo, escala en Etiopía, otro vuelo a Arabia Saudita y después a Doha. Llego a Qatar a 11 horas del partido contra Francia”, sostuvo Giuliana.

 

“El tramo de Buenos Aires a Etiopía me salió $400.000. La tarjeta me la prestó una clienta que justo estaba en local cuando yo pasaba la mía y no se aprobaba el pago. El tramo de Arabia Saudita a Qatar lo pagué con dólares (US$300) que tenía”, especificó.

 

Giuliana arribó a Doha sin entrada ni hospedaje. Tampoco tiene pasaje de vuelta: “Vuelvo porque quiero que mis sobrinos vean sus nombres en la ciudad en la que vamos a salir campeones. Yo vine a apoyar a la Selección desde mi lugar, ojalá pueda entrar al estadio. Lo único que me importa es ser una argentina más que llegó como sea a Doha para alentar”.

 

La joven agregó: “Imprimí banderas con los apellidos de mi familia y amigos para traérmelos a todos conmigo. El único dinero que llevo es para comprar una entrada”.

 

“El pasaje de vuelta no lo tengo tampoco, después veré. En Argentina tramité una tarjeta, se me tienen que generar los plásticos y cuento con eso para sacar los pasajes de vuelta. Muchos amigos y muchas clientas me ofrecieron ayuda”, continuó Giuliana.

 

En su anterior experiencia en Qatar se hospedó en el Barwa, compartiendo habitación con otra argentina que conoció en el lugar. “Cuando no pudimos renovar el hospedaje dormí en un colchón inflable, tirado en el piso, en la habitación de otros chicos”, recordó.