Conoció a un preso por Facebook, se puso de novia y él quiso matarla en el baño de la cárcel cuando lo visitó



Cuando conoció por Facebook a Javier Baldovino, no sabía que que estaba preso. Pero a la semana se enteró y, de todas maneras, continuó con la relación. Hasta que pasaron cinco meses y lo fue a visitar por primera vez a la Unidad Penal N° 49 de Junín. Allí, el recluso cumple condena por ocho años y medio de prisión en el pabellón 2 por ejercer violencia de género contra su expareja y por haber intentado matar a su excuñado. Y, también allí, la atacó a ella, quien en los últimos días lo denunció por golpes y ahora “teme por su vida”.

La exnovia del interno decidió usar el nombre ficticio “Analía” para mantener su identidad bajo resguardo. Pidió “que no lo suelten a Javier Baldovino”, quien era su pareja desde hacía un año y diez meses, ya que el fin de semana pasado habría ejercido violencia de género contra ella en el baño del penal, cuando lo fue a visitar a la cárcel donde cumple su condena.

El sábado pasado, Analía lo visitó en la unidad penitenciaria como venía haciéndolo desde hacía más de un año, al menos una vez por mes. Según su relato, durante la visita ambos estaban juntos tomando mate hasta que ella le pidió “que por favor le mande un mensaje a su hija para avisarle que había llegado bien”.

Y agregó: “Estábamos charlando y le pido que me muestre fotos de su hijo. Ahí es cuando abre el Facebook y veo que tiene una foto con otra mujer en otro perfil de Facebook trucho”. En ese momento, se dio cuenta de que el hombre mantenía una relación paralela desde hacía cinco meses. Analía le saco el teléfono a Baldovino y salió corriendo hacia el baño.

Cómo fue el ataque

“Él me siguió y me dijo ´Dame el teléfono´, pero como yo estaba de espaldas me agarró de los pelos y me apretó muy fuerte el cuello hasta que me sacó el celular”, recordó, a la vez que remarcó que en la zona de los baños “no hay seguridad”. Según confesó Analía, tranquilamente el recluso la podría haber matado.

Una vez sucedido el ataque, ambos volvieron a la mesa en la que estaban sentados y Analía rompió en llanto. “Le dije que me quería ir, pero me amenazó que no me fuera diciéndome ´vas a ver lo que te pasa afuera si lo hacés´”, contó la mujer, quien afirmó que también fue víctima de amenazas. Analía hizo la denuncia en la comisaría de la Mujer de Pilar.

“Él se enteró de que le hice la denuncia, y se comunicó para preguntarme por qué lo había hecho. Me dijo que la retire, pero yo le dije que no lo iba a hacer”, añadió.

Además del dolor y la angustia por el ataque del que fue víctima, Analía se siente decepcionada por su expareja. “Yo decidí creerle, confié en él y me hizo esto”, contó entre lágrimas. Es que cuando ella lo conoció, él le juró que no había hecho nada y ella le creyó.

Analía había conocido a Baldovino a través de Facebook, luego de que él le mandara una solicitud de amistad.

“Ahí empezamos a hablar, y un día le digo: ‘¿Por qué no te venís para Pilar?’. Entonces me contó que estaba privado de su libertad y, como yo no quería discriminarlo, decidí darle una oportunidad”, admitió Analía. Tras cinco meses de relación, ella gestionó el papel de unión convivencial para poder ingresar al penal a visitarlo.



linko