Un preso que iba a ser operado de hemorroides, se escapó del hospital



Un preso escapó del hospital zonal de Caleta Oliva, en Santa Cruz, cuando iba a ser operado de hemorroides. El hombre de 27 años está prófugo y sospechan que huyó a otra provincia.

Armando David Quiroga Ovalle estaba cumpliendo una condena de 19 años por asesinar a balazos a un joven, en 2019, en la localidad de Pico Truncado.

Ovalle había sido trasladado desde una unidad penitenciaria para ser sometido a una intervención quirúrgica. Sin embargo, todavía se desconoce cómo fue que el detenido escapó del centro de salud. Por estas horas, es buscado por la Policía de Santa Cruz y otras fuerzas de seguridad.

Según los investigadores sospechan que Ovalle lo estaba esperando un cómplice en un vehículo afuera del hospital. En tanto, fuentes extraoficiales confiaron al diario La Opinión Zona Norte que el detenido podría estar en la provincia de San Juan, de donde es oriundo.

Causa judicial

Ovalle había sido detenido el 11 de abril de 2019 junto a un cómplice, en un operativo vinculado a la investigación por el crimen de Daniel Gómez, ocurrido hace menos de un mes en Pico Truncado. La víctima falleció producto de los disparos con arma de fuego que efectuó Ovalle y su compañero, luego de una discusión con un amigo de la víctima, quien se dio a la fuga.

El 31 de marzo de 2021, Ovalle fue encontrado culpable por homicidio agravado y fue sentenciado a la pena de 19 años y 8 meses de reclusión de cumplimiento efectivo. Además, a su condena se le sumaron otros delitos: robo calificado por uso de arma de fuego, robo calificado por haber sido cometido en poblado y en banda, abuso de armas, amenazas, lesiones leves, daños y lesiones graves.



Un preso fingió que era un docente y se escapó de la cárcel de Olmos por la puerta principal

Kevin Parson era el ladrón más buscado desde el jueves de la semana pasada, cuando se escapó en moto de la cárcel de Viedma tras golpear a un guardia. Antes de que las autoridades lograran recapturarlo este martes, el delincuente protagonizó un raid criminal y un insólito robo en la ciudad de Bahía Blanca.

La última víctima de Parson, una mujer llamada Patricia Morales, fue quien reveló los detalles del curioso asalto que sufrió en las últimas horas en su casa ubicada en Castelli al 900 del barrio Pacífico.

De acuerdo al relato de la mujer, que fue replicado por varios medios locales, el ladrón se quedó con los 10.000 pesos que guardaba en su cartera, el teléfono celular y hasta con sus pastillas de un ansiolítico. “Se tomó tres Clonazepam”, precisó.

Pero lo particular del caso llegó cuando, paradójicamente, Parson estaba por irse. “Me dio un abrazo y me recomendó que no deje más la puerta sin llave”, evocó la víctima, y añadió: “Me dijo que no era asesino, que era chorro para darle de comer a sus hijos”.