PINAMAR: Demolieron la discoteca Ku: Su dueño recordó las mejores historias del boliche





Se termina una era en Pinamar. La mítica discoteca Ku-Alma fue demolida para convertirse a partir del próximo verano en un bar de playa. Fue el centro de la noche durante la década de los 90 y tras una lenta agonía cerró sus puertas hace siete años. En el lugar, intentaron algún negocio de temporada como una sala de escape, pero no tuvieron suerte. En los últimos años, la idea era construir allí un megaproyecto inmobiliario, pero quedó trunco ante las protestas de los vecinos.

El creador de las discoteca Gustavo Palmer, muestra su nostalgia por los años pasados. “Ver caer esas paredes me da una tristeza tremenda -admitió el hombre de la noche-. Pasé gran parte de mi vida ligado y trabajando para esas noches geniales que pasábamos en el boliche”.

El fin del sueño

Ku que llegó a albergar a más de 8.000 personas por noche. Además, atraía a la política y la farándula de la década del 90. La Muncipalidad de Pinamar difundió las imágenes de como las palas mecánicas y retroexcavadoras arrasaron con los primeros muros que se llevarán para siempre los secretos de miles de noches calientes de los veranos de la costa.


ra idear y dirigir la discoteca a metros del mar. “Lo primero que hicimos fue fijar los médanos con plantas para poder construir arriba -recordó-. Luego, el proyecto era que el local tenga desniveles. La cabina del DJ elevada, al igual que los sectores VIP y las barras de costado”.

Durante los últimos veranos el lugar permaneció cerrado, en estado de abandono y sin mantenimiento. Transcurrieron varios veranos con sus portones tapiados, rodeados de pastizales. “Amo el sonido de las maquinas tirando estructuras obsoletas. Llegó el turno de Ku y el Alma. Comenzaron una demolición de gran parte de la estructura para empezar a recuperar el espacio y aggiornarlo a los nuevos tiempos”, escribió en las redes sociales el intendente local, Marín Yeza.



El rey de la noche

Palmer recuerda que una madrugada hicieron la fiesta de la espuma, traída de Ibiza, y todo fue bien hasta que la espuma bajó y notaron que las paredes recién pintadas de la disco habían desteñido sobre el público. “Salían todos bordó, fue increíble, pero éramos tan importantes que una marca de jean nos regaló 700 pantalones y nosotros se los dimos a los que habían sufrido ese problema”, recordó el DJ.

El ex dueño de Ku recordó también como era una noche de enero en Pinamar de la década del 90. “Largaba tipo 3.45 de la mañana, cuando largaba yo mi set, o sea se apagaba todo. Y para mí era muy fuerte porque veías a todo el mundo, viste, esperando que empezara. Era muy, muy, muy fuerte la energía, porque vos tenías que dar energía, esa energía era absorbida por la gente. Yo a veces salía de la cabina neutro porque tenía que ir a la oficina a sentarme porque quedaba muy cansado. Y la gente tenía tanta buena onda que bueno, explotaba”.

“Éramos en ese momento no sé si pioneros pero sí llevábamos la escena electrónica, traíamos disc jockeys de primera línea. Creo que marcamos una tendencia. De ahí que emprendimos muchas franquicias en todo el país. Porque después lo registramos y de acá salió Ku para todo el país, ésta era la empresa madre, en Pinamar. Algunos veranos pasaba por donde fue la discoteca y se te cae un gran lagrimón ver el Ku así abandonado como estaba”.



El día de la inauguración de Ku, en la ciudad de Pinamar se cortó la luz. El boliche estaba lleno y, por suerte, Palmer encontró una solución para que la noche siguiera su curso. “Un amigo tenía una tremenda camioneta con un sonido espectacular. La entró a Ku y puso la radio. La gente se quedó bailando hasta que se hizo de día”.

El nuevo proyecto

En el lugar donde estuvo la mítica discoteca, se construirá una obra privada encarada por los responsables de Energy Group SRL, la firma propietaria de este inmueble que se encuentra en el extremo sur del frente de playas. La zona ya había generado mucha polémica en la ciudad ya que en un momento se estuvo cerca de aprobar una ordenanza para cerrar una calle. El plan de la empresa era construir ahí un complejo hotelero all inclusive. Las protestas de los vecinos lograron frenar el proyecto. Finalmente harán un bar de playa.