MADARIAGA: El intendente vio a unos nenes jugar fútbol con varillas como arco, les prometió unos de caño y hoy se los instalaron

 


El fútbol se replica en los espacios verdes y los más chicos encuentran en él una manera de divertirse fuera de la tecnología y la conectividad a internet. En épocas de antaño en todos lados se colocaban dos buzos y se “armaba un picadito” y, aún hoy en algunos lugares eso perdura.

 

En el barrio Los Pinos el intendente Esteban Santoro se cruzó hace unos días con unos pequeños que jugaban y les prometió reemplazar los arcos que habían montado con varillas por unos más fuertes y robustos de caño. Todo con la intención de alimentar la ilusión de estar en un sitio más importante, seguro y profesional.

 


En las últimas horas personal de Obras Públicas y el propio mandatario fueron a colocarlos ante el seguimiento y fiscalización de los pequeños. Es que son ellos los que saben dónde y cómo proyectan su cancha.

 

También se patearon algunos penales para poder estrenarlos.