El mensaje de la adolescente de 13 años luego de apuñalar a su hermano de 5: "Mamá, lo maté"



“Mamá, lo maté”, le habría avisado la adolescente de 13 años por audio o texto tras el crimen de su hermano de 5 años en Arroyo Seco, pronvincia de Santa Fe.

Según trascendió, fue la propia menor quien informó a su madre, que los había dejado a sus hijos solos mientras se encontraba estudiando en una escuela para adultos para terminar el secundario.

La mujer se comunicó con el padre del nene, un inspector de tránsito que llegó rápidamente a la vivienda y se encontró con su hijo muerto y su hermanastra (hija de la mujer y una pareja anterior) acostada sobre una cama.

Según las primeras pericias, la adolescente habría sufrido una “crisis compulsiva”. Los investigadores trabajan sobre la hipótesis de que la intención “era hacerle daño a su madre”.

Todo sucedió el lunes, alrededor de las 19, en una vivienda del barrio Santa Rita, en la zona noroeste de la localidad de Arroyo Seco.



Según la primera evaluación de los equipos de salud de la justicia, la adolescente habría sufrido una “crisis compulsiva” y atacó a su hermano cuando se quedaron solos.

Se dispuso que sea tratada por un “trastorno mental subyacente en la estructura psíquica en un centro asistencial público de Rosario”. Así lo informó en un comunicado la justicia de Rosario a cargo de la investigación.

Los peritos forenses de la Agencia de Investigación Criminal que trabajaron en la escena del hecho establecieron que el nene presentaba 11 heridas punzocortantes en la espalda y una en la zona del cuello.

Secuestraron un cuchillo, teléfonos celulares y las prendas de vestir de ambos hermanos.

El caso es investigado por el Juzgado de Menores 2, a cargo del juez Miguel Surraco, quien ordenó que la adolescente sea tratada por los equipos interdisciplinarios de profesionales de la Dirección Provincial de Salud Mental y la Dirección de Promoción de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia, se informó oficialmente.

El intendente de Arroyo Seco, Nisar Esper, al confirmar el hecho, aseguró que la comunidad estaba “consternada” con lo sucedido. “Aquí nos conocemos todos y esto es terrible”, consideró el jefe comunal de esa localidad de unos 30.000 habitantes.