Con una frazada mató a su bebé de 6 meses



Fabiola Sánchez, la joven jujeña que llegó a juicio acusada de asesinar a su bebé de seis meses, fue hallada culpable y sentenciada a la pena de 15 años de prisión, pese a que el pedido de la fiscalía había sido de prisión perpetua.

Los fundamentos del fallo dictado ayer serán dados a conocer la próxima semana, donde los fiscales del Ministerio Público de la acusación evaluarán si es que apelarán la condena o no.

La joven oriunda de la ciudad de La Quiaca de 20 años, fue declarada por el Tribunal en lo Criminal Nº 1 como "autora penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el vínculo, mediando circunstancias extraordinarias de atenuación", por lo que recayó en ella la pena de "15 años de prisión e inhabilitación por igual tiempo de la condena".

Según se estableció, durante la jornada del 5 de febrero del 2020 en horas del mediodía, Fabiola Sánchez se encontraba junto con su hija de seis meses en el interior de su habitación en un domicilio ubicado en calle Miguel Cané del barrio Malvinas Argentinas.

Luego que la niña sufriera un golpe en la cabeza, que le produjo un traumatismo encéfalo craneal y llorara intensamente, la mujer procedió a ocluirle los orificios respiratorios con una manta, hasta producirle un síndrome asfíctico y quitarle la vida.

Durante la jornada de ayer, en el octavo piso del Palacio de Tribunales, los jueces escucharon las palabras entrecortadas y débiles de la ahora sentenciada como el último paso para luego dar lugar a la deliberación y posterior fallo dictado.

Según publica El Tribuno, con sus familiares como testigos y presentes en la sala, finalmente los jueces María Alejandra Tolaba (presidente de trámite), Felicia Barrios y Luciano Yapura, resolvieron darle a Fabiola Sánchez la condena de 15 años.

El fiscal de Cámara Marcelo Cuellar, en sus alegatos previos, había solicitado la pena de prisión perpetua para la joven.

Posterior al fallo, el letrado señaló que en este caso se "ha hecho lugar a las circunstancias extraordinarias que establece el Código Penal y habrá que ver los fundamentos en qué se basó el fallo. De las audiencias surgió que había problemas de un contexto de género, pero la hoy condenada ya venía con un problema de base en su familia, con padre alcohólicos y con una hermana que también fue testigo de hechos de violencias de género y en estas circunstancias, ya hubo otro episodio donde estuvieron en el Hospital de Niños por una denuncia que hicieron los suegros y el padre por maltrato infantil".

Cuellar, además, indicó que la ahora sentenciada "aduce tener miedo que se le quitaban el bebé y que fue su intención lo que pasó, pero la forma que procedió y cómo lo contó, o sea, no era una persona que indudablemente no estaba preparada para cumplir el rol de madre como bien dijo uno de los psicólogos, que más que nada era para ella era una compañía y el tribunal, ponderó ciertas circunstancias, aunque se olvidaron que aquí la víctima fue una niña de seis meses"./ Fuente El Tribuno