Un profesor degenerado invitó a su alumna de 13 a salir: "Esperáme en la esquina sin que te vean"


El acoso sexual virtual a niños y adolescentes, denominado grooming, es un delito al que están expuestos los menores cuando acceden al mundo de las pantallas, el cual se ha visto incrementado en el último tiempo como consecuencia de la pandemia.

Tal es el caso ocurrido en la ciudad de Fraile Pintado, provincia de Jujuy, donde Noelia Castro y su marido, Cesar Castañeda, se percataron a tiempo que el profesor de Carpintería le enviaba mensajes a su hija de 13 años en los que "le pedía videos de Tik Tok sexys" y la incitaba a faltar a la escuela para encontrarse "sin que nadie se entere".

La denuncia por grooming, en la que constan los mensajes de textos que el profesor le envió a la menor, fue realizada el 15 de mayo del año pasado, en la comisaría Nº 40. Cabe destacar que paralelamente al envío de mensajes que recibía la menor, esta se negaba a ir a la escuela porque el presunto profesor "la miraba morbosamente". "La miraba mucho, y ella se asustaba, ella no quería ir al colegio", sostuvo Castro, en diálogo con cronica.com.ar. 


¿Cómo fue la detención?

El profesor de Carpintería de 1.er año de la Escuela Aerotécnica N.º 5 comenzó a enviarle mensajes a una de sus alumnas de 13 años.

Lo que el denunciado no sabía es que el número de celular al cual le enviaba mensajes a la menor, no pertenecía a ella, sino a su papá. Así fue como el caso salió a la luz: en una de las oportunidades el padre de la nena recibió el WhatsApp destinado a su hija, y se hizo pasar por ella.

Luego de mantener la conversación por unos días, lo citó en un punto de encuentro donde el presunto acosador, sobre quien pesa otras denuncias por abuso sexual en su contra, fue detenido. Sin embargo, pasados dos meses fue liberado.

Lo peor de todo no solamente es eso, sino que además en el último tiempo mamas de compañeritas de su hija se comunicaron con la denunciante para comentarle que el acusado le habría mandado mensajes también a sus hijas. Sin embargo, no quieren denunciar porque aseguran que "no servirá de nada, porque la Justicia no hace nada". Esa impunidad y falta de Justicia es la que atemoriza a la comunidad jujeña, desde hace casi un año. Es que aunque el acusado no trabaja más en la escuela en cuestión, fue trasladado a otra, "con un mejor puesto". 

"Es un sucio y sinvergüenza. Nosotros queremos que no dañe más a nadie", sentenció. 

Otras denuncias por abuso sexual

Cabe destacar que el profesor de Carpintería tiene otras denuncias en su contra. Hace dos años y medio que su hermano Orlando López lo denunció por abusar sexualmente de su hija, que en ese entonces tenía entre 11 y 12 años. Hasta el momento, no solo que la causa no mostró avances, sino que además el acusado se mudó a dos cuadras de su casa, y aparece por las inmediaciones con total impunidad, según contó Orlando, en diálogo con cronica.com.ar.

No es un dato menor que el presunto abusador posee otras denuncias en su contra por el mismo delito: una de las denuncias fue radicada el año pasado por una vecina y otra por su propia hermana, quien lo denunció a él y a otro de sus nueve hermanos por abusar sexualmente de ella durante su infancia. Ocurrió en la provincia de Jujuy.

Orlando contó que los abusos que sufrió su hija, ya que ocurrieron en reiteradas ocasiones, tuvieron lugar cinco años atrás cuando la menor, que actualmente tiene 17 años, en ese entonces tenía entre 11 y 12 años, iba a la casa de su abuela a cuidarla.

"Esto ocurría en ocasiones en que yo no estaba, mis hijas iban a lo de la abuela, él no vivía ahí pero la visitaba. Yo no lo sabía", destacó Orlando quien prefirió por no escuchar la declaración en detalle que dio su hija ante la Justicia cuando hizo la denuncia.  

"Por temor y la edad que tenía mi hija no me lo contó, se calló", sostuvo Orlando. Él se enteró recién hace dos años.