MADARIAGA – ANTICIPO: Obras Sociales le deben al Hospital más 30 millones de pesos

 


El número es exorbitante y no existen muchos registros de una situación similar: las Obras Sociales dilatan los pagos, juegan con la inflación y cuando deben cancelarlos la suma ya no sirve para cubrir la prestación brindada.

 

En total, los deudores más importantes suman unos 31.000.000 de pesos de una cuenta que crece día a día y debe ser cubierta por las arcas municipales. De no ser así no habría insumos en la farmacia, pañales o gasas para atender a quienes lo requieren.

 

IOMA es la Obra Social estatal Bonaerense. Es la que más afiliados tiene en el país por la masa de habitantes que tiene la provincia y también la que más beneficiarios tiene a nivel local. Esa obra social suma una deuda de 19.683.889 –según los datos a los que accedió CNM días atrás- de los cuales 2.860.440 tienen más de un año de mora. Con esta cuenta la pérdida de poder adquisitivo es superior al 50% por el corto inflacionario.

 

Para que se entienda: un paciente llega, se atiende gratuitamente, aporta los datos de su Obra Social y el cobro recién llegará en un año sin posibilidad de indexación.

 

El propio intendente Esteban Santoro mostró su enojo en entrevistas de los últimos días al afirmar que sospecha de la posibilidad de “alguna mano negra” que busca frenar los pagos. Lo vinculó a sectores opositores.

 

Homero Giles es el presidente del IOMA. Es Militante de La Cámpora, se formó en Cuba y se recibió en la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana. Su sueño: estatizar los hospitales de toda la provincia. Es por eso que siempre circula el rumor de que el Ana Rosa S. de Martínez Guerrero pase a ser provincia. Todo forma parte de un mito.

 

Al IOMA le sigue en el nivel de deudas OSECAC, la Obra Social de los Empleados de Comercio quién adeuda 6.839.623. Un escalón más abajo en el podio esta OSPRERA, de los trabajadores rurales, con 4.414.711.

 

Entre estas dos últimas surge un factor denominador común: dilatan los pagos al desconocer los valores de las prestaciones brindadas y que están reguladas por un cuadro tarifario común.