MADARIAGA: Luego de 48 horas las estaciones de GNC locales volvieron a atender a automovilistas

  


Desde el jueves y hasta el mediodía de este sábado las estaciones locales de GNC no pudieron hacer recargas de tanques porque tienen contrato interrumpible y una de las empresas distribuidoras dejó de inyectar fluido al sistema interconectado por lo que se decidió cerrarles el grifo de venta.

 

Uno de los productores dejó de inyectar gas al sistema por tareas de mantenimiento en sus equipos y el jueves debía entrar nuevamente, pero lo hizo de forma más lenta de lo esperado, según fuentes de la empresa distribuidora Cammuzzi, que abastece a 260 estaciones de servicio en las provincias de Buenos Aires y La Pampa, de las cuales la mitad, unas 130, tienen contratos “interrumpibles”.

 

El jueves a las 18 horas, la empresa informó a esas estaciones de GNC que se abstengan de comercializar el producto hasta nuevo aviso. “A partir de la fecha y hasta nuevo aviso, dada la situación imperante en el sistema de gas, no podrán disponer de consumo de gas en carácter Interrumpible. Requerimos ajustarse estrictamente a los volúmenes autorizados por esta Distribuidora”, fue el mensaje que recibieron. Según fuentes de la empresa, las estaciones que tienen otro tipo de contrato funcionaron con normalidad.

 

Esto también afecto a firmas que se encuentran en La Costa y Villa Gesell.

 

El mercado de las estaciones de servicios tiene dos tipos de contratos: interrumpibles o firmes, que son más caros pero garantizan mantener el suministro cuando hay escasez. La decisión del tipo de contrato depende de la decisión de cada estación de servicio. “Cuando hay escasez, las empresas dan prioridad al consumo en los hogares y cortan primero los contratos interrumpibles de empresas y estaciones de servicio”, explicó Pedro González, vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC.

 

“Buenos Aires tiene tres compañías que proveen gas y han enviado notificaciones a las estaciones de que se van a atener a los límites de compra prestablecidos. Eso hace que las estaciones se queden sin gas y también hay restricciones en industrias”, señaló Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha, la cámara que agrupa a las estaciones de servicio.

 

Desde Cecha advirtieron la semana pasada que el sector ya enfrenta las primeras señales de desabastecimiento en combustibles claves como gasoil y el diesel. Y detallaron que hay estaciones de servicio que están operando con un sistema de cupos que en algunos casos es de 15 litros de gasoil por cliente. “Los dos aumentos de precios en los combustibles aplicados durante este año no achican el desfasaje del 32% que hay entre el precio internacional del barril del petróleo y su valor de venta en el mercado local. Hoy hay escasez, porque las petroleras compran caro afuera y venden barato en el país. Intentamos explicarle esto al Gobierno por todos los medios, pedimos reuniones, gestionamos por todas las vías y no fuimos escuchados”, explicó el dirigente.