MADARIAGA – FALLO INÉDITO: Puso un Gym para estar cerca de su ex, entrenaba por su casa, abrió perfiles en redes y no podrá entrar más a la ciudad

 


 

El relato en primera persona de una mujer víctima de la obsesión de su ex pareja. Cortaron relación a finales del año pasado y el hombre no aceptaba esa determinación y continuó su vida molestándola.

 

Esta mañana CNM anticipó el fallo judicial que le prohíbe a este policía que presta servicio en Mar del Tuyú entrar a Madariaga hasta el 27 de noviembre de 2022 y que también restringe al máximo su presencia en redes sociales.

 

Es porque durante este año violó una y otra vez las restricciones de acercamiento que buscaban beneficiar a Diana Legarreta. Una comerciante que vende uniformes policiales y conoce a decenas de policías de toda la región.

 

Fernando Javier Ruiz oriundo de Santa Teresita, además de policía, es guardavidas y profesor de gimnasia. Legarreta asegura que instaló un gimnasio céntrico con el objetivo único de tener una excusa que lo traiga a nuestra ciudad.

 

El objetivo era recuperarla o molestarla y así lo hizo. En estos meses sumó 11 denuncias y hasta secuestró el perro de la mujer al verla con su nueva pareja.

 

Quiero que se sepa porque está trastornado. Hoy puedo contarlo, pero quiero que la gente sepa de quién se trata por su lo ven en Madariaga

 

El acoso fue constante. Tan solo al entrar al gimnasio hay un cartel que busca motivar a los concurrentes en donde utiliza fotos de Diana.

 

A eso se le suman más de 8 perfiles de Facebook que se fueron abriendo consecuentemente y en donde utiliza frases de amor hacia ella y replica fotos que ambos se tomaron durante sus dos años de relación.

 

Con todos ellos intentaba contactar a la víctima. Al no conseguirlo, abría perfiles en Instagram con nombres de probables clientes y chateaba con ella. No contento con eso, compraba chips de celular y enviaba mensajes de WhatsApp permanentemente. Cuando su ira aumentaba, emulaba los perfiles del local comercial y criticaba las prendas que se vendían.

 

Siempre intentaba volver conmigo. Que me ama y que estaba en Madariaga con el objetivo único de recuperarme. Su obsesión es terrible. Vulneró toda mi intimidad

 

El secuestro de un caniche
 

Fue el pasado jueves cuando Ruiz volvió a pasar por el frente de la casa de la denunciante en el barrio Belgrano. La vio junto a su pareja y el caniche de ella estaba en la puerta. El hombre comenzó a llamarlo y logró alejarlo de la casa hasta alzarlo y llevárselo por algunas horas.

 

Por esta acción fue denunciado y lo devolvió a las horas.

 

Un día después, el 26, saldría la orden judicial que lo sorprendería. En una jornada en la que debía estar prestando servicio en Mar del Tuyú fueron a buscarlo para sacarle el arma de fuego y avisarle que no podía entrar más a nuestra ciudad. Pero él, como advertido, fue a Madariaga e intentó hablar con la denunciante aunque no lo logró.

 

Minutos después la policía salió a buscar a su colega y lo aprehendieron.

 

Ahora asuntos internos y la jefatura Departamental fueron notificados por la fiscalía local. Se les solicitó que se cesanteado del servicio o exonerado.