UN GENIO: Un cordobés transformó su Clio naftero del 98' en un auto eléctrico y logró homologarlo

 


El cordobés Matías Parmigiani reconvirtió su auto Renault Clio modelo 98 naftero a eléctrico, y ahora el vehículo se desplaza sin emitir sonidos, sin emitir gases y recarga sus baterías en los surtidores de Epec, en Córdoba.

 

La curiosa historia la rescató el diario cordobés La Voz, que cuenta que Parmigiani es "un técnico en Marketing con mucha curiosidad".

 

"Mi auto no es el primero que se convirtió a eléctrico en Córdoba. La particularidad es que gestioné los papeles y su ‘nuevo motor’ está homologado en el registro", contó el protagonista.

 

El texto, firmado por el periodista Joaquín Aguirre, asegura que el auto se "desliza" por la calle como "casi flotando", de tanto silencio que demuestra su andar.

 

"Aunque la velocidad varíe, la marcha permanece siempre en la misma posición. El contraste con el resto de los vehículos es notable", asegura el autor.

 

Según informó La Voz, a excepción de los trolebuses, son contados los autos de este tipo que circulan por Córdoba, aunque la preocupación por cuidar el medio ambiente se extiende a cada vez más habitantes.

 

Los autos convertidos no pueden ser registrados como un simple cambio de motor, ya que cambia la naturaleza de la propulsión del vehículo.

 

El Registro de la Propiedad del Automotor solicita, además, una homologación a cargo de un ingeniero eléctrico o electromecánico para generar documentación que se debe presentar en el DNRPA, según detalló La Voz.

 

"Las razones para convertir mi auto son muchas. Es original, pero lo más importante es la cuestión ecológica", siguió Parmigiani, quien detalló que entre las ventajas de contar con un auto eléctrico es que no necesitan mantenimiento, afinado, cambio de aros, cambio de aceite, silenciadores, bombas y filtros de combustible o carburadores.

 

Dijo también que los líquidos de refrigeración y los aceites, y el motor "tiene una duración casi infinita".

 

Cómo es la reconversión

 

Parmigiani comenzó a interesarse por los autos eléctricos en la década del 90' y se metió de lleno hace unos cuatro años, cuando realizó un curso sobre el tema. Además, se asoció con David Pagniuco, quien fue el encargado de reconvertir de manera mecánica el auto.

 

"El costo para reconvertir un auto es de entre 6 mil y 12 mil dólares, según el tipo de vehículo, potencia del motor y tipo de baterías. En Estados Unidos, convierten Ferraris o autos de ese tipo. Allá y en Europa, hay proyectos de entre 50 mil y 100 mil dólares", informó el texto.

 

Según detallaron, el proceso de reconversión implica retirar todo lo que está desde la caja de cambios hacia el motor y reemplazar el tanque de combustible o tubo por baterías.

 

"La ventaja es que conserva muchas cosas de los modelos originales, como las características que hacen al confort y la seguridad, y además su precio es extremadamente bajo en comparación a modelos eléctricos de serie", dijo Parmigiani.

 

Ahora carga las baterías de su auto en “Punto E”, el punto de carga eléctrica ubicado en la playa de estacionamiento del edificio central de EPEC en la capital cordobesa.

 

Un dato fundamental: la carga de energía no tiene costo. Esto es debido a que se intenta fomentar el uso de la movilidad eléctrica y promover manera acciones sustentables.

 

Las baterías del Clio de Parmigiani son de plomo y ácido, y se cargan en tres horas y media. Tienen una autonomía de entre 80 y 100 kilómetros.

Publicar un comentario