Luego de la intoxicación de dos personas con monóxido de carbono el municipio recordó las medidas de prevención

 


 

CNM anticipó anoche que una pareja había resultado intoxicada en el barrio San Martín por la mala combustión de un artefacto que usaban para calefaccionarse. Tanto el hombre como la mujer se encuentran en buenas condiciones, aunque el susto no se los saca nadie.

 

Ambos fueron encontrados en estado de somnolencia dentro de la casa por familiares que los llevaron al hospital y hasta debieron llevarlos a una cámara hiperbárica en Mar del plata permitir una recuperación más rápida.

 

Ahora, tras conocerse la noticia salieron a reforzar las medidas de cuidado y prevención desde Defensa Civil.

 

El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin color ni olor, que tampoco produce irritación y es menos denso que el aire. La intoxicación se produce al inhalarlo, y puede resultar difícil de diagnosticar debido a que provoca síntomas y signos que se pueden confundir con otras enfermedades.

 

Cuando en una habitación hay poco oxígeno disponible y aumentan la cantidad y proporción del gas en el ambiente, se pueden alcanzar niveles perjudiciales para la salud (dado que pueden dejar secuelas neurológicas e incluso provocar la muerte), por eso es fundamental la ventilación permanente. 

 

Además, es importante recordar que los más susceptibles son los niños, embarazadas, ancianos, personas con enfermedades cardíacas, respiratorias o anemia y las mascotas.

 

Prevención:

 

Entre las principales medidas preventivas están el recordar (y cumplir) que todos los artefactos domésticos que funcionen con combustible o gas (como estufas, calefones y calderas) sean instalados y revisados periódicamente por personal matriculado; y asegurarse de que estén libres las salidas al exterior. En el mismo sentido, se deben limpiar anualmente las chimeneas del hogar y sus tirajes.

 

Asimismo, cuando la calefacción esté encendida, hay que verificar que no esté impedido el ingreso de aire a la habitación; y en los casos en los que se utilicen braseros o estufas a kerosén, se debe tener la precaución de encenderlos y apagarlos en el exterior, como también de retirarlos del ambiente antes de acostarse. No se debe usar el horno o las hornallas de la cocina para calefaccionar el hogar.

 

Permitir que circule el aire, dejando siempre algún espacio o abertura abierto. Además se debe controlar que en todos los casos la llama sea azul.

 

-Se debe sospechar de una intoxicación con monóxido de carbono cuando una o varias personas que están en un ambiente cerrado presentan al mismo tiempo: dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, palpitaciones y depresión del sensorio.

 

Frente a esta situación, si se piensa que se está sufriendo una intoxicación por monóxido de carbono, la persona debe abandonar inmediatamente el espacio y tomar aire fresco en el exterior. La atención médica debe ser inmediata.

Publicar un comentario