"IT" llegó a Lanús: Terror por la presencia del payaso diabólico que asusta a la gente


"No tengas miedo de venir a Lanús, si Lanús es re seguro".

Escribió un usuario de Twitter esta semana en su cuenta junto con una foto donde se ve al famoso payaso de la película de terror "IT" caminando por la peatonal de esa localidad bonaerense.

Su horrorífico aspecto en la ciudad a plena luz del día podría parecer simpática y hasta surrealista para muchos, -su imagen cosechó más de 25 mil "corazones" en la red social y se viralizó-, y hasta podría sumarse a la lista de otros personajes de icónicos largometrajes que han aparecido por esos pagos, como "el Guasón" o el "Robocop" de Lanús.

No obstante, el humor quedó a un lado cuando los comerciantes y vecinos aledaños a la peatonal 9 de Julio, en Lanús Este, coincidieron en una cosa: nadie sabía quién se escondía debajo de aquella terrorífica máscara de maquillaje y disfraz de payaso, ni de dónde había salido.

A la incertidumbre se le sumó que, además, el payaso no habla. No pasa la gorra ni pide dinero a cambio de fotografías. Simplemente se para en medio de la peatonal o deambula por allí, asustando a quienes toma por sorpresa con su aparición. ¿Qué hace allí entonces? ¿Qué es lo que busca?

Muchos comerciantes creían que la figura conurbana de "Pennywise", como se llama el personaje del libro de Stephen King que se popularizó con la adaptación cinematográfica de los noventa y las reversiones del 2017-19, venía de parte del cotillón más cercano a modo de promotor. No fue así.

El "Guasón" apareció en las últimas elecciones presidenciales para dejar su voto en las urnas de un colegio lanusense, y "Robocop" ha sido visto en la cancha del club de Lanús alentando a su equipo.

No sería un artista callejero, ni pide dinero a cambio de fotos. Aterroriza a todos con su mirada y su aspecto espantoso mientras permanece inmóvil en la peatonal de Lanús.

“Preguntamos si tenía algo que ver con el cotillón y nos dijeron que no. Le pedimos una foto y no nos habló, nos dio miedo, no sabíamos si era un personaje divertido o un psicópata”.

Expresó una vecina


.Cuentan quienes lo han visto deambular por la peatonal con su cabellera rojiza, su mirada perversa y aquella nariz grotesca y colorada, que su presencia repentina ha fastidiado a muchas personas y padres que caminaban con nenes que terminan llorando del susto. 

“Aparece esporádicamente, pero cuando lo hace genera terror, se queda quieto y te mira fijo. Los nenes se ponen a llorar y es imposible calmarlos”.

Contó otro vecino.

Así todo, en Twitter las aguas se dividen entre quienes bancan al misterioso personaje, y quienes repudian su actitud. Algunos internautas incluso compartieron sus fotos con el payaso a modo de broma, para calmar la tensión entre quienes piden que sea detenido por atentar contra la salud de los más pequeños. Sin embargo, desde que se volvió popular en las redes sociales, dicen que no ha vuelto a aparecer en las calles. ¿Qué estará tramando?


 


Publicar un comentario