Otro capítulo en la polémica por la ivermectina: ahora un estudio asegura que funciona contra el Covid

 


 

El ministerio de Salud de La Pampa informó que un estudio sobre 2.000 pacientes tratados con ivermectina, bajó un 39% el uso de la terapia intensiva y un 29,5% los casos mortales.

 

El resultado se realizó comparando el grupo tratado con ese medicamento y otro que no lo recibió.

 

El ministro de Salud, Rubén Kohan, reveló los resultados de un estudio que consistió "en el seguimiento activo" de 2.000 pacientes tratados con ese medicamento.

 

El estudio realizado por el ministerio de Salud pampeano se enmarcó en el programa de la Organización Mundial de la Salud de "Uso de emergencia monitoreado de intervenciones no registradas y experimentales", denominado MEURI por su sigla en inglés.

 

Ese programa tuvo una primera etapa que es demostrar que el uso de la ivermectina no es nocivo en pacientes con Covid-19.

 

"Con el apoyo técnico de la Dirección de Epidemiología de la Provincia y de científicos del Conicet, se analizó la evolución clínica de los pacientes a fin de obtener información valiosa en relación a las ventajas y desventajas de continuar implementando el programa”, explicó Kohan.

 

El ministro pampeano dijo que a partir del registro diario de todos los casos diagnosticados, y del registro provincial de internaciones y defunciones relacionadas a Covid-19, se comparó la evolución clínica de los pacientes medicados con ivermectina con respecto a quienes durante el mismo período de tiempo no recibieron dicho tratamiento.

 

El investigador del Conicet, Marcos Mayer, explicó que "de un análisis preliminar de la evolución clínica de 2.000 pacientes que ingresaron al programa ivermectina desde sus inicios hasta el 10 de mayo de este año, y de 12.600 pacientes que fueron diagnosticados durante el mismo periodo pero que no participaron del monitoreo, se evidenció que, en mayores de 40 años, la internación en terapia intensiva fue un 39% menor en quienes recibieron ivermectina".

 

Además, "el desarrollo de formas graves de la enfermedad (definido a partir de la admisión a terapia intensiva y de muertes) fue un 34,8% menos frecuente en los sujetos tratados que en quienes no participaron del programa", precisó el ministro pampeano.

 

En relación a las muertes, fue un 29,5% menos en el grupo de pacientes tratados con ivermectina que en el grupo control de otros 2.000 pacientes no tratados con ese medicamento.

 

"Creemos que estos datos son alentadores y nos invitan a continuar en el camino iniciado en enero", dijo Kohan, al referirse al inicio del tratamiento -no autorizado por el ANMAT- de pacientes contagiados de Covid-19 con ivermectina.

 

La Pampa inició en enero el uso de ivermectina para tratar pacientes con coronavirus, aun sin la aprobación de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).

 

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) en base a estudios realizados en diferentes países desaconsejó el uso de la ivermectina en pacientes con Covid.

 

La ivermectina está autorizada para uso humano en tratamientos con infecciones de gusanos parásitos. En pomada se usa para el tratamiento de la rosácea, una afección de la piel. En el caso del uso veterinario, se usa para tratar a diversas especies animales de infecciones internas y externas.

 

La Sociedad Argentina de Infectología (SADI) también desaconsejó el el uso de ivermectina sola o combinada con otras drogas para la prevención y tratamiento de la infección por SARS-Cov2.

 

Kohan -al anunciar los resultados obtenidos- afirmó que el tratamiento mostró "la seguridad de la intervención y la mejor evolución clínica observada en las personas que recibieron el tratamiento con ivermectina con respecto a quienes no lo hicieron".

 

Detalló: "No recibimos reportes de reacciones adversas que nos indiquen que el fármaco, utilizado en las dosis y condiciones establecidas, resulte tóxico o con un perfil de seguridad inaceptable".

 

Uno de los puntos objetados era si el uso de este fármaco en dosis altas podría llegar a ser tóxico para el hígado. Durante la primera fase del programa se realizó un seguimiento activo mediante estudios de laboratorio, con el objetivo de detectar cualquier alteración en el hepatograma de los pacientes, pero -según se informó- no se detectaron modificaciones clínicamente significativas en ninguno de los casos analizados.

Publicar un comentario