CORONAVIRUS: Hubo un fuerte salto en la cantidad de contagios diarios y ya se analizan restricciones nocturnas

 


 

El viernes no fue bueno en la Casa Rosada cuando pasadas las 17 horas avisaron desde el Ministerio de Salud un salto importante en la cantidad de detecciones de COVID-19 en un solo día: 12.936, la cifra más alta en los últimos dos meses.

 

Así, Argentina ya alcanzó las 55.235 víctimas fatales y los 2.291.051 infectados desde la detección del primer positivo en el territorio nacional, hace poco más de un año.

 

La mayoría de las provincias reportaron más de cien contagios. El mayor número del día se registró en la provincia de Buenos Aires, con 5.686. La siguieron la Ciudad de Buenos Aires (1.405), Córdoba (1.105), Corrientes (771), Tucumán (680) y Santa Fe (652).

 

De los últimos fallecidos (87 hombres y 56 mujeres), 66 residían en la provincia de Buenos Aires, 17 en San Luis, 13 en Córdoba, Santa Cruz (10); ocho en Ciudad de Buenos Aires y Santa Fe; seis en Neuquén, tres en Entre Ríos; dos en Chaco, Corrientes, Mendoza y Tucumán; y uno en Formosa, Misiones, La Pampa y Salta.

 

De las 171.337 personas que se encuentran cursando la enfermedad, 3.508 permanecen internadas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI). El nivel de ocupación de camas de ese sector es de 58.6% en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y 55.1% en el resto del país.

 

Con estas cifras ya se pone en carpeta nuevamente la idea de restringir por zonas y por horas según la tasa de contagios.

 

Además de las restricciones en los vuelos y las fronteras que entrarán en vigencia este sábado, Vizzotti tiene en carpeta una serie de medidas para implementar si es que las cifras de contagios por Covid-19 en la Argentina siguen creciendo en forma exponencial como lo hicieron este viernes. Una de las ideas es la de la cerrar la actividad nocturna en forma total de 23 a 6.

 

Si esta idea finalmente se concreta, uno de los principales rubros afectados sería el gastronómico, ya que los restaurantes, bares, pubs y similares deberían empezar a cerrar en un horario todavía más temprano del que ya lo hacen actualmente.

 

Esto ya se quiso implementar a fines del año pasado, pero encontró una fuerte resistencia en particular en las zonas turísticas que ya venían golpeados por los efectos de la extensa cuarentena obligatoria que se implementó a partir del 20 de marzo de 2020.

 

Básicamente lo que quiere hacer el Gobierno es copiar lo que hicieron grandes ciudades europeas, como por ejemplo Madrid, para enfrentar la segunda ola de la enfermedad. Esta iniciativa estuvo en la génesis de lo que dijo Vizzotti el martes pasado, cuando reveló que estaban estudiando algunas nuevas medidas de restricciones horarias para tratar de aplacar las crecientes cifras de casos confirmados y muertes en el país.

 

Sin embargo, horas después el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero había desmentido en forma extraoficial la posibilidad que había deslizado la titular de la cartera sanitaria.

Publicar un comentario