Un rugbier hijo de un exPuma golpeó salvajemente a un joven en Córdoba





Luego de una semana donde el rugby fue noticia tras la ridícula sanción a tres integrantes de Los Pumas, por dichos racistas y misóginos, se conoció en las últimas horas que un joven de 18 años fue brutalmente golpeado por un grupo de rugbiers de la misma edad, en Córdoba.

El joven, identificado como Lautaro Insúa, sufrió varias fracturas en el rostro y deberá someterse a una cirugía reconstructiva.


Según denunció la víctima, el hecho se produjo este domingo a la madrugada tras una discusión con un grupo de rugbiers de 17 y 18 años, que habían ingresado a una fiesta a la que no estaban invitados.


Lautaro Insúa, el joven que resultó agredido, participaba de una fiesta por su egreso del colegio secundario en la casa de uno de sus mejores amigos.


 “A él lo tiraron al piso y cuando yo los acompañé para afuera me pegaron a mí. Uno de estos chicos se dio vuelta y me rompió el tabique. Después perdí gran parte de la vista y el equilibrio entonces me tiró contra un alambrado y el mismo chico me empieza a pegar en la cara y me rompe los orbitales. Caí al piso y el otro me pegó patadas hasta que lo sacaron”, contó Lautaro en diálogo con Cadena 3.


Según explicó Daniel, el padre de la víctima, su hijo no conocía a los presuntos atacantes aunque había jugado hacía dos años en Tala Rugby Club, el mismo establecimiento donde jugaban loa agresores.  “El padre de uno de ellos es vocal de la comisión directiva del ‘Tala’. Es un ex Puma”, indicó el hombre.


El hombre que se refería se llama Facundo Soler, ex fullback de Los Pumas y padre de uno de los jóvenes de 17 años, que aseguró que la golpiza fue en realidad una pelea solamente entre su hijo y Lautaro, luego de que el joven agredido no lo dejara ingresar a buscar a dos amigos que participaban de la fiesta.


“Lautaro Insúa le aplicó un tackle a mi hijo, lo tiró contra un alambrado, luego mi hijo pudo zafar, reaccionó mal, le pegó dos o tres trompadas y no pasó más nada”, dijo el hombre que remarcó que el agresor había sido Insúa y pidió disculpas a su familia. “La madre de Lautaro no aceptó que nos reunamos”, reveló.


“Hemos abierto un proceso administrativo con la comisión de disciplina del club. Parece ser que ha sido un chico contra otro, no un acto de patoterismo ni de rivalidad de clubes”, remarcó en ese mismo sentido Sebastián Barros, vicepresidente del club, que aseguró también que los jugadores serían apartados del club hasta tanto se sepan los detalles del incidente.

Publicar un comentario